El Comercio
Sporting

SPORTING

El Leganés acaba con el sueño

Varios sequidores del Sporting, ayer, en la Sidrería Cabañaquinta, sede de la peña sportinguista La Carbonera, frustrados tras uno de los goles del Leganés.
Varios sequidores del Sporting, ayer, en la Sidrería Cabañaquinta, sede de la peña sportinguista La Carbonera, frustrados tras uno de los goles del Leganés. / PALOMA UCHA
  • La esperanza de los rojiblancos pasa por ganar sus dos partidos y que el Deportivo y el equipo 'pepinero' no sumen un punto cada uno

  • Los madrileños golean al Betis y dejan al equipo de Rubi en descenso virtual a Segunda

Quizá por justicia deportiva, porque uno ha estado toda la temporada fuera del descenso y otro desde la jornada ocho con los dos pies en el barro, el Leganés dejó ayer medio sentenciado al conjunto rojiblanco, necesitado de una carambola en estas dos jornadas que ya se escapa a cuestiones de lógica y atiende más a aspectos espirituales, de fe a granel. En su enésima oportunidad de abrir brecha, el equipo de Garitano descerrajó toda su necesidad ante un apático Betis, que salió goleado de Butarque (4-0), donde los verdiblancos ya se vieron en desventaja a los siete minutos y nunca merecieron mejor suerte.

El descenso de categoría del Sporting, que coqueteó con esta posibilidad durante demasiado tiempo, es virtual a falta de las dos últimas semanas del calendario. Una formalidad que se hará efectiva en el preciso instante en el que el equipo de Rubi no gane uno de sus dos últimos encuentros, comenzando por la cita del domingo en Eibar, o el Deportivo y el Leganés sumen un punto más de los que contabilizan hasta la fecha, con lo que desaparecería la remota posibilidad del triple empate. No parece sencillo ni lo uno ni lo otro. Tanto los gallegos como los madrileños tienen dos citas intermedias complicadas, en El Madrigal, los primeros, y en San Mamés, los segundos, pero una última jornada que anuncia relajo, con el Alavés y Las Palmas como contendientes. El juez de la permanencia ha levantado el mazo sobre el equipo de Rubi, a cinco puntos del Deportivo y a seis del Leganés.

El partido de Butarque se siguió con una gran expectación en toda la comunidad rojiblanca, desesperada pronto con el gol de penalti de Alexander Szymanowski, que enmudeció Gijón. No mereció nunca el equipo verdiblanco la victoria, con contados acercamientos a la portería de Iago Herrerín, salvo por un cabezazo de Mandi en los últimos minutos del partido.

Paisaje complicado

Al Sporting se le abre ahora un paisaje complicado, con la obligatoriedad de comenzar a planificar la próxima temporada cuanto antes, mientras al mismo tiempo apura sus últimas y remotas opciones de permanencia. El club analiza desde hace unas semanas varios escenarios, con la búsqueda de un nuevo director deportivo entre su orden de prioridades. A esta operación está aparejado lógicamente Nico Rodríguez, al que en Mareo mantienen en el cargo hasta que se decida el nombre del nuevo máximo responsable de la planificación deportiva. Lo mismo sucede con Rubi. El club, en ese sentido, cuenta con varios ofrecimientos, aunque por el momento no han resultado convincentes.

También se estudia la futura confección de la plantilla, con algunas salidas previstas de futbolistas con contrato en vigor, bien por interés del propio club o del jugador, adaptándose al nuevo escenario, que será una realidad en cualquier momento. No queda mucho margen para la esperanza en una temporada terrorífica a todos los niveles y en la que el equipo ha ido consumiendo sus opciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate