El Comercio
Sporting
Mendilibar, en uno de sus últimos partidos en Ipurúa.
Mendilibar, en uno de sus últimos partidos en Ipurúa. / JUAN HERRERO

Mendilibar eleva el listón

  • Entre el proyecto que lidera el preparador vasco, una antigua aspiración en Mareo, y el rojiblanco hay 27 puntos de diferencia

  • El Sporting es el rival al que más veces se ha medido el entrenador de Zaldívar y al que más ha ganado

El nombre de José Luis Mendilibar (Zaldívar, 1961) surgió en infinidad de conversaciones del Sporting en el pasado. En Mareo siempre gustó su molde; el de un entrenador del Norte, con un aprovechamiento máximo de los recursos, espartano en el trabajo, cercano, respetado por jugadores y entrenadores y con una personalidad acusada. Tanto como para rechazar sentarse en una mesa de negociación con el Sporting en la temporada 2010-2011 por un principio inquebrantable para él, aunque mucho más flexible para otros compañeros de gremio. «En primer lugar, Manolo Preciado está en el equipo y es mi amigo. Si me llaman estando él, diré que no hay mucha posibilidad de hablar», aseguró a EL COMERCIO. «Hablar con un club o con alguien habiendo un entrenador no me parece muy ético. Otra cosa es que le hayan destituido», aseguró un año después.

Aunque nunca se ha sentado en el banquillo local de El Molinón, en la trayectoria de Mendilibar está muy presente el Sporting, que lidera el listado de equipos a los que el entrenador de Zaldívar se ha enfrentado en su trayectoria profesional como técnico. A ningún club se ha medido tantas veces el preparador como al rojiblanco (19 partidos) y, por otra parte, a nadie ha ganado con tanta autoridad en su extensa carrera, con once victorias, dos empates y seis derrotas adornando su currículum, que sumará una muesca más este domingo en Ipurúa, donde al Sporting solo le sirve la victoria en una cita definitiva.

Con todo, el equipo de Rubi tiene más que complicada su continuidad en la categoría tras la victoria de ayer del Leganés frente al Betis, agregando también al Deportivo a sus desesperadas cuentas, que obligan al triunfo en el País Vasco como única fórmula para mantener la vida en la últimas jornadas.

Con Javier Irureta como mentor -fue su entrenador en el Sestao y siempre reconoció su influencia en su carrera en los banquillos-, muchos profesionales coinciden en que el Eibar ha dado un salto de calidad desde la llegada de Mendilibar a Ipurúa en el verano de 2015, en una segunda etapa tras una primera que ya parecía excelsa. Lo confirma la impresión y la estadística. La pasada temporada el Eibar finalizó decimocuarto, techo del club en su corta historia en Primera, y en la presente persigue con obstinación la octava plaza, que consolidaría al club 'armero', radicado en una localidad que no llega a los treinta mil habitantes, en la clase media de Primera División.

Tal es el influjo ahora mismo de José Luis Mendilibar en Ipurúa que en la campaña para acceder a la presidencia del Eibar se utiliza su nombre como mayor reclamo. Germán Albistegui, consejero y candidato a presidir el club eibarrés, defiende estos días con insistencia que «nosotros fuimos los que apostamos por Mendilibar», como un argumento para decantar la balanza de la futura votación hacia su lado.

Última victoria rojiblanca

Con esta carta de presentación, al Sporting no le espera una jornada placentera en Ipurúa, donde el Sporting no gana desde la temporada 2007-2008 -en Primera no lo ha conseguido nunca-; la madriguera del club que precipitó la dimisión de Abelardo en la primera vuelta. Entre ambos equipos media hoy en día un abismo de competitividad y fiabilidad. Nada más y nada menos que 27 puntos de distancia, además de un proyecto deportivo estable en contraste con el horizonte de incertidumbre que se otea en Gijón. Solo con la cosecha de casa (33 puntos), el Eibar ya suma más puntos que los rojiblancos en toda la temporada.

En la preparación del partido no dispondrá el técnico vasco, que ha dado tres días de descanso a sus futbolistas para volver mañana al trabajo, de Fran Rico, Luna y Nano. Tampoco estará frente al Sporting Arbilla, sancionado por acumulación de tarjetas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate