El Comercio
Sporting
Douglas, Babin, Xavi Torres y Afif, antes de la comida.
Douglas, Babin, Xavi Torres y Afif, antes de la comida. / INSTAGRAM

La plantilla rojiblanca no quiere bajar los brazos antes de tiempo

  • «Quedaos con que habéis entrenado bien, es lo más importante», comentó Rubi a sus jugadores a la conclusión de la sesión matinal

La intensidad en las sesiones del Sporting no bajó en los últimos días. Los futbolistas trabajan con la mente puesta en el duelo ante el Eibar sin pensar más allá. Duje Cop ya lo adelantó nada más vencer a Las Palmas: «Independientemente del resto de resultados, tenemos que fijarnos en nosotros, al final de la temporada ya veremos dónde estamos».

Pese al duro golpe que significó la goleada del Leganés al Betis, el vestuario no le ha perdido la cara a las mínimas posibilidades que aún le queda para salvar la temporada. De lograr la salvación, ésta llegará en la última jornada de la competición. La carambola pasa a ser cosa de tres después del tropiezo del Deportivo ante el Espanyol en su feudo. El cuadro gallego es el principal objetivo a derribar, pero sin dejar en pensar en el choque del sábado en un campo tan complicado como es Ipurua.

Rubi apela a llenar de mensajes positivos el entorno para poder aprovechar una nueva oportunidad si esta se presenta. El técnico estuvo muy encima de sus hombres durante los 90 minutos que duró el entrenamiento que se completó en el campo número dos de Mareo. Pese a que las previsiones meteorológicas advertían de que una tormenta iba a regar los campos de las instalaciones rojiblancas, lo cierto es que la primera plantilla trabajó bajo un intenso sol.

«Quedaos con que habéis entrenado bien, es lo más importante». Con esas palabras alentó Rubi a los futbolistas una vez que concluyó el trabajo sobre el césped. El preparador no quiere que se tuerza el ambiente en el vestuario y por ello la plantilla se fue de comida a una marisquería de Gijón. Iván Cuéllar impidió que un reportero gráfico de este periódico hiciera la tradicional foto de familia. El guardameta no quiso que se realizaran instantáneas de la cita que, por otra parte, publicitaron algunos compañeros suyos a través de las redes sociales

Lillo y Viguera, al margen

El encuentro del sábado tendrá una baja segura, la de Lillo. El lateral sigue sin recuperarse del esguince que sufrió en su tobillo derecho en un choque fortuito con su compañero Lora. Pese a que ayer se le vio ejercitarse con el readaptador en el campo número uno de Mareo, sus opciones son escasas para llegar a tiempo a Ipurua.

El defensa se perderá así la oportunidad de regresar a la que fue su casa el pasado año. El alicantino abandonó Éibar en busca de más protagonismo en Gijón, pero las lesiones le han impedido poder sumar más minutos de los 2.137 que acumula en la presente temporada.

Por otro lado, Borja Viguera tampoco se ejercitó con el resto de sus compañeros. El delantero, que ya estuvo apartado de los terrenos de juego por un esguince en el tobillo, se resintió de la lesión y se pasó la mañana en la enfermería recibiendo tratamiento específico.

El que sí regresó con el resto del grupo fue Fernando Amorebieta. El pasado martes el internacional venezolano abandonó el ensayo antes de tiempo. La causa fue un encontronazo con Duje Cop que le produjo una fuerte contusión en su rodilla. El rojiblanco fue observado de inmediato por los servicios médicos y tras ser evaluado se le recomendó descanso.

Esta mañana ya se ha entrenado con total normalidad por lo que Rubi tendrá dónde elegir para formar la pareja de centrales. En principio, el técnico catalán dará continuidad a Jorge Meré y Babin en la zaga tras el buen papel que desempeñaron ante Las Palmas. La plantilla volverá a los entrenamientos hoy a partir de las 10.30 horas. Si las dos últimas sesiones rojiblancas fueron abiertas al público, los tres ensayos que faltan para el domingo serán sin público porque Rubi quiere terminar de preparar el choque a solas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate