El Comercio
Sporting
Babin recibió ayer el premio a mejor jugador de abril.
Babin recibió ayer el premio a mejor jugador de abril. / D. ARIENZA

«Si el Sporting desciende me sentiría culpable y no me iría a otro club»

  • Babin admite que la situación del conjunto rojiblanco es límite: «Necesitamos un milagro para salvarnos»

No son tiempos de celebraciones en el Sporting. La situación en la que se encuentra el equipo, al borde del descenso, no invita a que Babin sonría tras recibir el premio al mejor jugador del mes de abril, trofeo que otorga la afición rojiblanca: «Es un momento agridulce para mí. Me están saliendo las cosas, pero el equipo se encuentra en un mal momento».

El galardón se quedó a un lado cuando el central analizó las dos semanas que tiene por delante el vestuario. «Necesitamos un milagro para salvarnos», reconoció un futbolista que, con el paso de las jornadas, se ha ido ganando el cariño de la afición. «Me siento muy querido, en el partido de Las Palmas el público me ovacionó por alejar el peligro y solo tengo palabras de agradecimiento para ellos».

Pese a que el descenso no es matemático, podría hacerse oficial el sábado si el Sporting no consigue sumar los tres puntos en Ipurua, las hipótesis sobre el futuro de los futbolistas comienzan a coger fuerza. «Tengo contrato hasta 2019 y me siento culpable si el Sporting desciende. No soy de los que se van si se baja, no me iría a otro club», afirmó el defensa cuando fue preguntado por su continuidad en Gijón

Babin se reencontrará el sábado con un viejo conocido que está dando mucho de qué hablar. El motivo no es otro que las 11 dianas que lleva firmadas. El defensa del Sporting coincidió en el Alcorcón con Sergi Enrich: «Lo conozco bien y sé de sus cualidades. Está haciendo un gran año en el Eibar, tenemos que vigilarlo de cerca».

Pero para el zaguero el peligro del conjunto armero no se encuentra solo en su delantero. Mendilibar ha sido capaz de formar un grupo que lucha por un mismo objetivo. «Son muy completos, defienden ordenados, tienen gente de calidad arriba y controlan las jugadas a balón parado», destacó el rojiblanco que pese a la dificultad del choque espera que «salgamos a morder desde el primer minuto, en cada jugada dividida tiene que notarse quién se está jugando la vida». Por último, Babin subrayó que el vestuario va confiado a por la victoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate