El Comercio
Sporting
Nico Rodríguez, delante de los vestuarios en Mareo.
Nico Rodríguez, delante de los vestuarios en Mareo. / JOAQUIN PAÑEDA

El Sporting peina el mercado en busca de su mayor revulsivo

  • Una derrota mañana en Ipurúa frente al Eibar precipitará todo el proceso de cambio en la dirección deportiva

El Sporting se prepara para responder al temporal si el equipo no logra mañana la victoria en Ipurúa. Cualquier escenario que desemboque el fin de semana en el descenso del equipo a Segunda División precipitaría la salida de Nico Rodríguez sin más vacilación y, de rebote, aceleraría el proceso de selección en el que está trabajando de forma soterrada el club desde hace tiempo, con la posibilidad de tener un nuevo máximo responsable de la parcela deportiva en un escaso margen de tiempo.

El consejo ya dispone de una reducida lista de posibles candidatos, que está chequeando con mimo y con la ayuda de algún profesional externo de máxima confianza, con un conocimiento importante de este mercado. Tras la negativa experiencia con el técnico gijonés, con un perfil muy diferente al que prometía su contratación, en un proceso en el que también estuvo Víctor Orta, ahora en el Middlesbrough y que también gustaba en Mareo, el club quiere afinar al máximo el tiro dado el influjo que tiene un director deportivo en un proyecto futbolístico actual, multiplicando las solicitudes de referencias y los contactos con los candidatos.

Sobre la mesa también se apilan los nombres de otros profesionales, llegados a Mareo a través de ofrecimientos en las últimas semanas, aunque en principio estos no se tienen en cuenta y generan bastante recelo en los despachos del club. Lo cierto es que el mercado de los directores deportivos está ahora en plena ebullición, con profesionales como Óscar Perarnau, quien fuera director deportivo del Espanyol, o Braulio Vázquez, al mando de la planificación deportiva del Valladolid, aunque negocia estos días su adhesión a Osasuna, entre otros. Algunos de ellos han estado en el listado de profesionales que ha examinado el consejo.

Otros como Juanan Pérez, segundo de Torrecilla en el Betis, y David Vizcaíno, que trabajó con Arnau en el Málaga, parecen dispuestos a volar en solitario a partir del próximo curso, aunque en principio no entran dentro del perfil que busca el club, que no quiere fallar en esta contratación, sobre todo en un mercado en el que resulta difícil discernir quién es el profesional que mejor se adapta. Ramón Planes, otro director deportivo muy respetado, tiene sobre el papel una temporada más de contrato con el Rayo.

Lo que se busca es un profesional con un amplio conocimiento del mercado y una importante cartera de agentes con los que trabajar, aunque también se ha valorado la posibilidad de incorporar a un técnico de la casa, algo que por el momento parece contar con menos opciones. Será la tercera vez que el Sporting, con una tradición de máximos responsables deportivos de la casa, salga a buscar lejos de su órbita. Sucedió con Rosendo Cabezas (2000-2001) y con Nico Rodríguez.

También se podría incluir en este apartado al ovetense Enrique Casas, fichado en 1975 por el presidente Ángel Viejo Feliú y cuyo ojo clínico se hizo legendario, aunque hasta ese momento era presidente del Astur, además de haber sido técnico del Oviedo y del Langreo, y, por lo tanto, una persona que conocía de sobra al Sporting. En su época, no obstante, no existía la denominación de director deportivo, sí la de secretario técnico.

Bicefalia deportiva

Hay también una corriente en el análisis de la dirección deportiva que no vería con malos ojos la posibilidad de establecer una bicefalia en el departamento, evitando descargar todo el gobierno en una sola persona, estudiando incorporar a algún exfutbolista de un perfil muy concreto que haya tenido un pasado en la casa, que conozca el Sporting, su filosofía y que sirva como punto de equilibrio para evitar situaciones como la de este año, con la incorporación de dieciséis jugadores, un techo en la historia del club con un poso negativo. Todo, en cualquier caso, está en el aire.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate