El Comercio
Sporting

Mate Bilic lidera la colonia de exrojiblancos del Eibar

  • Además del delantero, que forma parte de la secretaría técnica, también están Álex Gálvez y el centrocampista Cristian Rivera

El Sporting enfrenta esta tarde su pasado. Hay sangre rojiblanca en el Eibar dentro de los despachos y también del vestuario 'armero'. Muchas jornadas de fútbol y agonía, por ejemplo, vivió en Gijón Mate Bilic, ídolo en permanencias y ascensos. El exfutbolista croata forma parte desde el verano del equipo de trabajo ideado por Fran Garagarza, director deportivo del Eibar, como responsable para el mercado balcánico.

Un año antes, Javier Fernández había tanteado personalmente al delantero de Split para que desempeñara ese mismo cometido en Gijón, pero Nico Rodríguez, máxima autoridad de la parcela deportiva, se mostró contrario a su contratación al entender que era un mercado al que no podía acceder el Sporting y que, por otra parte, se podía controlar con agentes de su confianza. Tampoco veía a Bilic formando parte de su equipo de trabajo, aunque en la directiva agradaba la idea de recuperarle.

Más allá de Mate Bilic, Álex Gálvez y Cristian Rivera también tienen pasado rojiblanco. El primero dejó el Sporting para enrolarse en el Rayo con el anterior descenso del conjunto rojiblanco. Había debutado esa misma temporada, con Javier Clemente, pero optó por cambiar de aires. El caso de Cristian Rivera fue diferente. Formado en Mareo, abandonó el Sporting en juveniles, tras un frustrado fichaje por el Atlético para incorporarse al Oviedo, donde apenas estuvo un par de temporadas.

Lejos de los colores, en otro ámbito de trabajo en el Eibar está el langreano Ángel Fernández Zapico, utillero desde hace años del club 'armero'. Zapico llegó a Eibar por trabajo y terminó convertido en una viga maestra de la sociedad. «Formé parte de la directiva, fui entrenador durante 10 temporadas del equipo de Primera juvenil, ejercí como segundo entrenador del primer equipo, fui delegado, nuevamente directivo y ahora el utillero», recordaba a EL COMERCIO.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate