El Comercio
Sporting

Sporting

De la despedida de Burgui, a la petición de «respeto» de Carlos Castro

  • Jugadores y exjugadores rojiblancos dan rienda suelta a sus sentimientos sportinguistas en redes sociales.

Jornada de reflexión para la plantilla del Sporting. Los jugadores rojiblancos dejan atrás las lágrimas en Ipurúa tras consumarse su descenso a Segunda División y dan paso a un lunes de autocrítica. «No hemos tenido regularidad y ha sido un descenso merecido», ha reflexionado Roberto Canella. En rueda de prensa verbalizó, cabizbajo, esta mañana el estado de ánimo de la plantilla. «Tenemos que devolver al Sporting a donde se merece», ha manifestado el capitán, alistado para el nuevo proyecto.

No ha sido el único que ha roto su silencio. El autor del único gol que se cantó ayer en Ipurúa y que por unos minutos logró extender la esperanza en la parroquia gijonesa, Burgui, ha aprovechado hoy las redes para transmitir una emotiva despedida: «Prometí dar todo lo que tuviera, hasta el último segundo. Lo intenté, lo intentamos, pero no pudo ser, el fútbol no ha sido todo lo justo que debería con este equipo», ha escrito en su cuenta de Instagram. Tras recordar sus «duros inicios» y hablar de la «grandeza» del club, se ha despedido de sus compañeros, del cuerpo técnico y, por supuesto, de los aficionados. «Gracias por haberme dado la oportunidad de vivir la experiencia más bonita e importante de mi carrera deportiva. (...). Llevaré con orgullo le nombre y el trato recibido por el Sporting». «No nací aquí, pero soy y seré sportinguista de por vida», ha concluido. El rojiblanco vuelve al Real Madrid, de donde vino cedido para estar este año en las filas gijonesas.

Reconozco que los inicios fueron duros. Adaptación al equipo, al sistema de trabajo, compañeros, nueva responsabilidad y un largo etc. Pero eso si, desde el minuto 1 me di cuenta de la GRANDEZA de este club. Fue poner el primer paso en la ciudad y saber que había acertado en venir. No sé que me deparará el futuro, y a día de hoy no sé qué pasará, pero me habéis marcado para toda la vida. Ha sido como una relación de pareja para mi, amor a primera vista y luego desencuentro merecido, no estuve a la altura y en ese sentido os pido perdón, nadie más que yo estaba decepcionado por mi juego. Pero no decaí, sabía que podía dar mucho más, sabía que podía estar a la altura de este GRAN EQUIPO. Prometí dar todo lo que tuviera hasta el último segundo. Lo intente, lo intentamos, pero no pudo ser, el fútbol no ha sido todo lo justo que debería con este equipo. Pero si de una cosa estoy convencido es de que volveremos pronto a estar donde nos merecemos. Este grupo humano de personas (Cuerpo técnico, compañeros, afición...) no es que sea de primera, es de Champions. Gracias por haberme dado la oportunidad de vivir la experiencia más bonita e importante en mi carrera deportiva. Me lo habéis dado todo y eso nunca lo olvidaré. Llevaré con orgullo el nombre y el trato recibido por el SPORTING. No nací aquí , y tan solo he estado un año , pero soy y seré sportinguista de por vida! GRACIAs y Hasta Luego

Una publicación compartida de BURGUI (@jfburgui21) el

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate