El Comercio
Sporting

Javier Fernández asume «toda la responsabilidad» en el fracaso

Javier Fernández, presidente del Sporting, asume la responsabilidad del descenso
  • «Vamos a intentar poner en marcha un proyecto competitivo para subir volver cuanto antes», afirma el presidente gijonés

Javier Fernández, presidente del Sporting, asume la responsabilidad del fracaso deportivo del club en la presente temporada y que ha derivado en el descenso de categoría. El mandatario rojiblanco reconoce estar «abatido» por el desenlace de la competición, aunque bien es cierto que admite que no le coge por sorpresa después de los fracasos del equipo en las jornadas previas. Si uno está triste después de un descenso de categoría en este caso, reconoce, lo está aún más por tratarse de una permanencia «mucho más sencilla» que en otras campañas. De nada sirvió el triunfo en Eibar. Los resultados de los rivales no acompañaron. «Esperar un milagro era algo muy complicado», señala el presidente gijonés, que insiste en que no es tiempo de buscar culpables pero sí de tomar decisiones.

No quiere dar por hecho la salida de Nico Rodríguez que, según explicó, se abordará en las próximas horas en una reunión del consejo de administración. Desliza el presidente la marcha de Rubi, cuya vinculación con la entidad finalizaba al término del curso en el caso de que no consiguiera la salvación. «Tenemos la ilusión de subir cuanto antes», reitera el presidente del Sporting, consciente de que la dirección no ha acertado en las toma de decisiones y eso ha lastrado un año que, teóricamente, iba a servir para dar un impulso después de los apuros del curso anterior.

«Los que elegimos somos nosotros y por tanto es indudable que tenemos la culpa de lo que ha ocurrido», explicó Fernández, que negó una vez más que sus planes a corto plazao pasen por la venta del club. Su hoja de ruta, recordó una vez más, se sitúa en el horizonte de un año. Será entonces cuando se pueda producir su salida de la entidad.

Un sector de la afición señala a la familia Fernández como único culpable de los malos resultados del Sporting y le piden que se aparte definitivamente de la gestión del club. El actual presidente no pone reparos a la crítica que recibe por parte de algunos seguidores y su único compromiso, expone, es intentar acertar en la gestión para estar a la altura de lo que demanda «la mejor afición de España».

«Los seguidores deben seguir apoyando a los jugadores y si quieren cuestionar mi actuación al frente de la entidad están en su derecho», apostilló el mandatario rojiblanco, que asume el reto de confeccionar una plantilla competitiva para luchar por regresar a la máxima categoría la próxima temporada. «Intentaremos subir cuanto antes», subraya Javier Fernández, que podría desvelar esta misma semana sus planes para la dirección deportiva. Se da por hecho, aunque él todavía sea reaccio a confirmarlo, la salida de Nico Rodríguez. Su idea es apostar por un director deportivo que conozca el mercado de Segunda División y al que corresponderá, salvo sorpresa, elegir al próximo entrenador. A pesar de la valoración que se hace del trabajo de Rubi, muy apreciado por el consejo de administración, es evidente que el técnico catalán no siga como inquilino del banquillo gijonés después de terminar el curso con un descenso que no pudo impedir a pesar de contar con más de media temporada para reconducir la situación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate