El Comercio
Sporting

NICO RODRÍGUEZ

Muchos fichajes y pocos resultados en la temporada que examinaba su valía

Pensó Javier Fernández que el Sporting necesitaba hace dos años un director deportivo con un perfil diferente a lo que tenía el club en los últimos años. El presidente apostó por un gijonés que labró su prestigio lejos de Asturias, administrando presupuestos austeros. En Gijón, después del primer año, en el que solo pudieron llegar refuerzos a través de prestamos, Nico Rodríugez sabía que esta temporada se iba a examinar su verdadera valía. Llegaron a Gijón en verano trece incorporaciones a las que hay que sumar otros tres refuerzos en el mercado invernal, mediante cesiones. La realidad objetiva es que un porcentaje muy bajo de los fichajes estuvo a la altura de lo que se esperaba. La mayor parte de los nuevos tuvieron un comportamiento irregular y eso lo notó el equipo, que careció de la continuidad que demanda una categoría tan exigente como la Primera. Salvo Vesga, cuyo rendimiento permitió al equipo dar un salto de calidad en el centro del campo, la mayoría de las apuestas de Nico Rodríguez (conjuntamente con el cuerpo técnico) fracasaron con contadas excepciones en su primer año de rojiblanco y eso ha restado crédito al director deportivo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate