El Comercio
Sporting
Javier Fernández, en una imagen reciente en Mareo.
Javier Fernández, en una imagen reciente en Mareo. / DANIEL MORA

SPORTING

«No hemos acertado a la hora de formar la plantilla idónea para la categoría»

  • Javier Fernández, presidente del Sporting

  • «En diciembre el club trendrá deuda cero y a partir de ahí decidiremos. Estar en Primera o Segunda no es ninguna premisa para que vendamos»

Javier Fernández asume la máxima responsabilidad en el descenso del Sporting. El presidente rojiblanco admite que no acertó en la toma de decisiones y eso ha lastrado un curso que, en sus inicios, se intuía prometedor. Evita confirmar la marcha de Nico Rodríguez, primer sacrificado por el fracaso del equipo, y regatea las preguntas sobre el sucesor de éste al frente de la planificación de la próxima campaña. Si tiene claro, explica en esta entrevista a EL COMERCIO, que corresponderá al director deportivo decidir tanto la identidad del nuevo técnico como los movimientos que se produzcan en la plantilla.

-¿Han empezado a trabajar ya en el proyecto de Segunda División?

-Sí, veníamos trabajando en un hipotético escenario en el caso de que el equipo no consiguiera la salvación. El club puede presumir de tener controlado el aspecto económico aunque es obvio que no se puede hacer la misma valoración del tema deportivo. Es el momento de abordar lo que ha ocurrido con las personas responsables, poniendo todas las cuestiones sobre la mesa y tomar decisiones.

-Entiendo por sus palabras que no ha tomado una decisión todavía con Nico Rodríguez.

-Es una cuestión que debe abordarse una vez finalizada la temporada. Es cuando toca valorar su actuación. No obstante, esto no se detiene y hay que decidir con prontitud sobre el futuro del equipo. Hay muchas decisiones que tomar para hacer un equipo con aspiraciones.

-Después de hacer 16 fichajes a lo largo de la temporada que termina en descenso, el análisis de la gestión deportiva no puede ser bueno.

-Hay muchas factores que considerar. Al margen del desenlace, es el momento de enjuiciar los fichajes, pero también el funcionamiento de la estructura actual o el trabajo con las mejoras que se han implantado. Nuestra opinión no cambia por mucho que se hubieran ganado los últimos partidos. La realidad es que hemos conseguido treinta puntos y eso demuestra que algo ha fallado. Y no echo toda la culpa a la dirección deportiva.

-Entonces, ¿qué ha fallado?

-No hemos dado con la plantilla idónea para la categoría. Esta campaña teníamos más ilusión que nunca después de haber tenido que sortear los problemas generados por la penalización del curso anterior. Teníamos la esperanza de partir de cero con los fichajes realizados por la dirección deportiva, que consideraba oportunos. Es verdad que éramos el penúltimo club en la lista del margen salarial pero eso no debe servir como excusa. Algo, insisto, ha fallado.

-Sabemos que se valora el trabajo de Rubi pero parece evidente que tampoco continuará. ¿Es así?

-Las decisiones en el área deportiva corresponden al director deportivo. El técnico tenía un contrato prorrogable si conseguíamos la salvación pero su continuidad o no queda en manos, repito, del responsable del área deportiva.

-¿Tiene decidido el perfil de la persona que asumirá esa responsabilidad? ¿Tiene miedo a que se repitan errores recientes?

-Tenemos la obligación de hacer una plantilla que compita bien en Segunda División. Sabemos que es un trabajo difícil, pero el objetivo debe ser quedar al final entre los dos primeros. Contamos con una ligera ventaja por la ayuda al descenso y hay que aprovechar esa oportunidad. Buscamos una persona que conozca bien la Segunda y con la plantilla actual como cimiento, hacer aquellas incorporaciones que fortalezcan al equipo.

-¿Qué cualidades debe tener ese futuro director deportivo?

-Debe tener contactos en el fútbol actual y un conocimiento amplio de la categoría a través de su experiencia. Nico Rodríguez reúne esos condicionantes. Cuando valoremos los nombres lo tendremos en cuenta.

-¿Por qué se empeña en arrojar incertidumbre sobre el futuro del técnico gijonés? ¿Acaso no tiene decidida su marcha?

-Insisto en que habrá que valorar la situación y nos sentaremos para ver cuáles han sido los fallos y los aciertos. Después, tomaremos una decisión para elegir al director deportivo que nos ofrezca más capacidad para cumplir los objetivos.

-Cuando un equipo pierde la categoría es habitual que haya una desbandada de jugadores. ¿Debe esperar la afición que se desmonte la actual plantilla?

-No puedo asegurar eso y menos teniendo en cuenta que hay 22 futbolistas con contrato en vigor. De todas formas, la confección del equipo estará en manos del responsable de la dirección deportiva.

-Hay futbolistas en la actual plantilla que suscitan el interés de otros equipos. Es el caso, sin ir más lejos, de Jorge Meré. ¿Está dispuesto el consejo de administración a desprenderse de los jugadores cotizados en Segunda?

-El Sporting no ha recibido a día de hoy oferta alguna. A riesgo de ser muy reiterativo, insisto en que son cuestiones que corresponde resolver al director deportivo. En todo caso, la venta de jugadores no es necesaria como antaño para cuadrar la situación financiera. Si el próximo director deportivo considera que vendiendo a algún futbolista podemos hacer una plantilla más potente no pondremos ningún impedimento. Lo positivo es que tenemos las cuentas saneadas y apenas hay deudas pendientes.

-¿Significa eso que se puede hablar del Sporting como un favorito para lograr el ascenso el próximo curso?

-Vamos a tener ventaja económica pero habrá clubes con más capacidad que nosotros. No hay que obviar que vamos a recibir la ayuda al descenso (cerca de nueve millones a los que hay que descontar 1,5 millones de pagos pendientes a la Liga), pero tampoco que tenemos que hacer frente a una parte de la deuda concursal que está pendiente y que aminora las cantidades. Además, las circunstancias nos recuerdan que la teórica superioridad económica no define la posición final de un club.

-¿Sigue pensando en abandonar el club en el plazo de un año?

-El objetivo que nos marcamos era sanear el club y si fuera posible dejarlo en Primera. A partir de diciembre de 2017 el club tendrá deuda cero y a partir ahí valoraríamos las opciones. Cualquier inversor que quiera venir debe comprometerse a potenciar el equipo. La hoja de ruta no cambia. Estar en Primera o Segunda no es ninguna premisa para que vendamos.

-¿Y las críticas que recibe de la afición y que piden su salida? ¿No le condicionan?

-La afición está en su derecho de quejarse y lanzar críticas, pero siempre ha apoyado al equipo y eso es muy importante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate