El Comercio
Sporting

SPORTING

El Sporting se fija en Óscar Perarnau como principal candidato a la dirección deportiva

fotogalería

Óscar Perarnau, a la derecha de la imagen, en enero de 2016, tras su despedida del Espanyol. / MUNDO DEPORTIVO / MANEL MONTILLA

  • El club ya ha mantenido contactos con el técnico catalán, quien maneja más ofertas y no se presenta como una opción sencilla

El Sporting comienza a afinar en su selección de candidatos para suceder a Nico Rodríguez al frente de la dirección deportiva. El mejor posicionado en este momento es Óscar Perarnau, quien al mismo tiempo representa una opción compleja dentro de un proceso que podría dilatarse en el tiempo. El club ya se ha puesto en contacto con él para conocer su disposición, aunque este profesional tiene alguna propuesta más sobre la mesa en su vuelta a la actividad, que está valorando seriamente, después de un parón tras su salida del Espanyol. Ayer, de hecho, emprendía un viaje al extranjero para analizar una bastante suculenta, según informó el programa 'Deporte Cope Asturias'. Perarnau, en ese sentido, ha pedido un tiempo al Sporting para tomar una decisión. El club, por su parte, no se cierra a una única opción y prioriza el acierto a la celeridad en las gestiones.

Nacido en Sant Andreu de Llavaneres, en 1974, Óscar Perarnau Figueras es un producto genuino del Espanyol, club con una prolífica cantera de técnicos y jugadores y en la que estuvo casi dos décadas, despidiéndose en enero de 2016. Es un perfil que gusta mucho al consejo del Sporting por su experiencia en el trabajo de cantera, desempeñando distintos cargos en el staff técnico 'perico', llegando a coincidir con Rubi. En Barcelona se ha granjeado una buena reputación, armando proyectos de solvencia con muy pocos recursos, y vinculan su salida del Espanyol al desembarco del empresario chino Chen Yansheng, con otros criterios.

El club es consciente de la dificultad de esta operación, aunque no es la única que tienen en marcha los dirigentes, que no se quieren atar de pies y manos a una alternativa que no fructifique, manejando una selecta baraja de candidatos, con niveles diferentes. El Sporting, en ese sentido, está siendo asesorado por un profesional del gremio, con un profundo conocimiento de los distintos perfiles que hay, tratando de minimizar riesgos en la decisión tras la experiencia con Nico Rodríguez. En cualquier caso, no hay prisas en Mareo dentro de lo que se considera un periodo razonable de tiempo. La premisa es acertar con la persona y no forzarse a tomar una decisión arriesgada con alguien poco convincente.

En la relación de posibilidades está también Antonio Fernández, quien formó sociedad con Monchi en el germen del gran Sevilla, además de integrar la secretaría técnica de la selección española que se proclamó campeona del mundo en 2010. Es un profesional muy respetado en el fútbol español por su currículo, en el que se cuenta el descubrimiento de Dani Alves, con quien mantiene una estrecha amistad. También es un técnico familiarizado con el trabajo de cantera, un denominador común de todos los directores deportivos con los que se han establecido contactos.

Una experiencia de la que se pretende huir es la de la presente temporada, con dieciséis incorporaciones efectuadas, una cifra que ha marcado un techo en la historia del Sporting, pero que dejará un poso claramente negativo para la posteridad, atentando contra la naturaleza de un equipo de cantera y resultando un proyecto muy poco fiable en casi todas las líneas, sin una columna vertebral clara.

Las alternativas de Ramón Planes y Braulio Vázquez han sido aparcadas por el momento por la situación profesional de los dos, con contrato en vigor con el Rayo Vallecano y el Valladolid, respectivamente. Al segundo, de hecho, se le vinculaba a Osasuna, pero el club pucelano está dificultando su marcha. Luego hay otros perfiles más bajos que se han observado como David Vizcaíno, segundo de Arnau en el Málaga, o Juanan Pérez, ayudante de Miguel Torrecilla en el Betis, aunque ambos en un plano más secundario.

Fuera de la relación de candidatos, hasta las oficinas de Mareo han llegado infinidad de ofrecimientos de agentes y otra serie de intermediarios, aunque en principio no han sido atendidas esta serie de propuestas. El club quiere asumir un papel activo en esta delicada gestión y ser el que seleccione directamente al profesional que considera más adecuado para su situación, atendiendo a todas las referencias que tiene, el perfil que se ha creado del profesional y su propio criterio, fundamentado en el contacto directo con el protagonista. El Sporting pretende ser muy meticuloso en este proceso.

Uno de los grandes retos que tendrá el director deportivo elegido será conciliar una plantilla casi hecha -22 fichas- con los retoques necesarios para hacer un proyecto competitivo. El verano será ajetreado para el nuevo responsable, quien, además, tendrá que elegir al entrenador que lidere el regreso a Primera. Javier Fernández, en ese sentido, quiere mantener la hoja de ruta de su gobierno y dejar todas las decisiones en manos del profesional.

Gestión de salidas

El nuevo director deportivo también tendrá que gestionar algunas salidas. Cuéllar y Amorebieta, en ese sentido, cuentan con muchas posibilidades de dejar el Sporting este verano. El defensa tiene una ficha muy elevada y su rendimiento no ha estado en consonancia con ella, mientras que el portero valora un cambio de aires y el club considera que tiene un buen recambio con Mariño.

Luego está en la agenda del club la enquistada renovación con Castro, cuya continuidad se antoja complicada más allá de 2018, y en el de previsiones la más que posible llegada de ofertas por Meré, que tiene una cláusula de 15 millones de euros en Segunda. Será uno de los temas más candentes de los próximos meses, potenciado por la participación del canterano en el Europeo sub 21, del 16 al 30 de junio en Polonia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate