El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting | Rubi: «Habríamos sacado esto adelante entrenando desde el inicio»

fotogalería

Rubi. / Aurelio Flórez

  • «Si están convencidos de que hay gente válida en este cuerpo técnico, adelante, pero si no, no, porque la falta de convencimiento lleva al fracaso», sostiene

  • Rubi manifiesta su deseo de continuar y asegura que el club todavía «no me ha citado»

En el epicentro de una potente reforma está ubicado Rubi, quien presentó ayer su candidatura para liderar el proyecto de la próxima temporada del Sporting en Segunda. Aunque se vislumbra harto complicado un escenario continuista, el todavía entrenador rojiblanco asumió con elegancia cualquier decisión que le aleje de El Molinón, pero dejó la puerta entreabierta por si acaso. «Supongo que los acontecimientos se precipitarán. Lo que tenga que ser lo aceptaremos con dignidad, orgullo si podemos seguir y la responsabilidad de devolver el equipo a Primera. Si no, para mí habrá sido un verdadero privilegio haber estado aquí», sostuvo.

Durante casi veinte minutos de intercambio pregunta-respuesta, en una rueda de prensa con aroma a posible despedida -todavía tiene pendiente la de mañana tras el partido-, el futuro de Rubi y su estancia en Gijón se diseccionaron sobre todos los puntos posibles de vista. «¿Cuál sería su respuesta si el club le propone continuar?», se le cuestionó. «Si están convencidos de que hay gente válida en este cuerpo técnico, adelante, pero, si no lo están, prefiero que no porque la falta de convencimiento lleva al fracaso», atajó. Puso como aval a su candidatura su alto conocimiento de la plantilla, lo que consideró una ventaja para seguir: «Conocer los jugadores, los mecanismos y buscar la perfección; no me genera ninguna duda». Y aseguró unos pasos más adelante que todavía no se había reunido con el club: «No se me ha citado y lo entiendo porque la competición todavía no ha acabado».

El Sporting se ha lanzado a una delicada gestión para la búsqueda de un nuevo director deportivo, quien designará al nuevo entrenador y sustituirá a Nico Rodríguez. Aunque fue su avalista en enero, el entrenador catalán desligó su situación del ejecutivo gijonés, recordando que la inestabilidad profesional es el pan de cada día en el fútbol. «Tanto Nico (Rodríguez) como yo sabemos cómo funciona el fútbol y que podría ser que me hubiera tenido que cesar él algún día o que él no estuviera y yo sí. Lo contemplo dentro de la normalidad», manifestó.

A pesar del desenlace y asumiendo el fracaso, Rubi defendió su valía y apuntó su convencimiento de que podría haber logrado la permanencia liderando desde el verano. «Creo que lo habríamos sacado adelante porque estaría hablando muy mal de mí si no digo eso», sostuvo. Pero, asumió, «los 18 puntos que hemos conseguido no han sido suficientes y teníamos que haber hecho alguno más». Y confesó que «entrar a mitad de temporada en un equipo es algo que no me apasionada nada; considero que es más complicado que cogerlo de inicio». En ese pellejo, explicó, «las cosas solo pueden ir de tres formas: peor, igual o mejor, que en este caso puede ser suficiente o insuficiente», considerando que «en nuestro caso ha ido a mejor, pero ha sido insuficiente».

Descenso con el Levante

Se le recordó el descenso de la pasada temporada con el Levante, buscando una comparativa con el presente. «Este año he tenido diez partidos menos, pero el sentimiento de derrota lo tengo en los dos, aunque sí que creo que este año hemos estado muy cerca de que nos sonriera la fortuna», aseguró con un poso de amargura. Aunque, apuntó, «teníamos que haber hecho 22 puntos y no lo hicimos.

En la situación del Sporting, el Betis se convirtió en un incómodo trámite dentro de una despedida de El Molinón que Rubi anticipó amarga, preparado para la crítica. «Creo que nos recibirán un poco enfadados. No será un día fácil, pero a lo mejor nos hemos merecido que sea así», intuyó, antes de recordar que «la afición nos ha dado más de lo que nosotros le hemos dado».

A la última semana, sin objetivos, extendió el técnico una profesionalidad que le ha granjeado un gran respeto dentro del club, liderando un cuerpo técnico que ha exprimido todos los días del calendario hasta sus bordes en una frenética carrera contra el tiempo, incluidos estos últimos, donde se mantienen las rutinas. «No he afrontado ningún partido, ni siquiera contra el filial, sin prepararlo», sostuvo, con un objetivo claro ante el Betis: «El once lo terminaré de decidir mañana -por hoy-, pero quiero ganar el partido».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate