El Comercio
Sporting

El Sporting sigue en busca de un director deportivo tras la negativa de Óscar Perarnau

Óscar Perarnau, a la derecha de la imagen, en la presentación de Galca en 2015.
Óscar Perarnau, a la derecha de la imagen, en la presentación de Galca en 2015. / EFE
  • El club manifestó ayer a Rubi que su futuro dependerá del criterio del nuevo máximo responsable de la parcela

El club avanza tímido en el andamiaje del nuevo proyecto, que espera coger velocidad con la designación del nuevo director deportivo, una labor en la que está totalmente volcado el consejo de administración, con Javier Fernández, su presidente, a la cabeza. Ayer, en ese sentido, el Sporting confirmó a Rubi de manera formal que la decisión sobre su futuro la tomará el nuevo máximo responsable de la parcela deportiva, que sustituirá a Nico Rodríguez.

El entrenador de Vilasar de Mar ha manifestado en varias ocasiones su disposición e ilusión por capitanear el nuevo proyecto en Segunda, un deseo expresado en voz alta que ha contado con el respaldo de algunos de los futbolistas de la actual plantilla, entre ellos Douglas, Nacho Cases o Babin, el más incisivo en su opinión. El consejo, no obstante, no quiere atar de pies y manos al nuevo director deportivo, que tendrá toda la libertad para seleccionar al nuevo entrenador. Esa fue la situación que se le transmitió este lunes a Rubi, quien permanecerá todavía unas semanas más en Gijón

No tiene categoría de prioridad ahora mismo la búsqueda de un nuevo entrenador, algo que está en un plano inferior a la contratación de un nuevo director deportivo, el gran caballo de batalla del consejo para responder a la crisis abierta con el descenso de categoría. Javier Fernández mantuvo ayer una reunión informal con algunos consejeros en su domicilio para continuar avanzando detalles en la selección del nuevo profesional, que sustituirá a Nico Rodríguez, quien ya conoce por boca del consejo que no seguirá con su labor en el Sporting.

La primera alternativa, Óscar Perarnau, se cayó en las últimas horas, como informó el programa Deportes Cope Asturias, al declinar el técnico catalán el ofrecimiento que había recibido del Sporting, entendiendo que cuenta con otras propuestas más interesantes desde el punto de vista geográfico y económico. No fue un contratiempo especialmente severo, con el Sporting esperando una negativa y abriendo otras posibilidades. En cualquier caso, el club mantiene su premisa de no exponerse a adoptar una decisión precipitada y a incorporar un perfil que no convenza plenamente. De ahí que no haya un marco temporal determinado para cerrar su incorporación. Podría ser esta semana, aunque las sensaciones que se transmiten es que la negociación todavía está poco madura, o la semana que viene.

En Mareo asumen que tendrán que esperar unos días para poder cerrar la contratación de este nuevo ejecutivo. El club ha examinado distintos perfiles, en una lista en la que, además del técnico catalán, también han figurado nombres como el de Antonio Fernández, quien trabajó para el Sevilla, Valencia, Málaga y la Federación Española, entre otros destinos, con un currículo muy estimable. Ramón Planes, cuya carrera también se examinó en los despachos de Mareo, rechazó recientemente una propuesta del Maccabi Haifa y tiene un año más de contrato con el Rayo, una circunstancia que le ha alejado por el momento del club gijonés. Braulio Vázquez, mientras, está muy cerca de cerrar su incorporación a Osasuna después de unas negociaciones complicadas con el Valladolid. Y Juanjo González se ha valorado como una alternativa más ligada a Mareo.

Con un perfil más bajo se encuentran David Vizcaíno, segundo de Arnau en el Málaga, y Juanan Pérez, ayudante de Miguel Torrecilla en el Betis. Son dos profesionales muy respetados en el gremio y que parecen dispuestos a volar en solitario la próxima temporada, aunque en principio el Sporting aspira a contratar un director deportivo que esté acostumbrado a desempeñarse en la primera línea ejecutiva, por encima de ojeadores que tengan una reputada trayectoria dentro de sus carreras técnicas.

Un contrato de tres años

Por otra parte, y aunque Javier Fernández ha fijado 2018 como el umbral para comenzar a estudiar posibles ofertas por su paquete accionarial, la propuesta que se planteará al nuevo director deportivo no estará vinculada a su hoja de ruta institucional. El consejo es consciente de que sería imposible encontrar un profesional que aceptase capitanear un proyecto a corto plazo, sobre todo con una plantilla que con 22 fichas deja muy poco margen para la maniobra este verano. La intención es que la propuesta sea en torno a los tres años, al igual que la que aceptó en el verano de 2015 Nico Rodríguez, con un margen para desarrollar una idea que resulte lo suficientemente atractivo para un profesional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate