El Comercio
Sporting

Sporting

El Sporting mantiene un rumbo fijo

Nico Rodríguez no se despedirá de forma pública.

Nico Rodríguez no se despedirá de forma pública. / Damián Arienza

  • El club no se aleja de su hoja de ruta, con un perfil muy marcado para el nuevo director deportivo

  • La búsqueda está marcada por infinidad de ofrecimientos y el único contacto serio con Óscar Perarnau en Barcelona

El Sporting mantiene un rumbo fijo en la búsqueda de su nuevo director deportivo, la piedra angular del futuro proyecto en Segunda División. El club, que la semana pasada estuvo en Madrid representado por el presidente Javier Fernández y Ramón de Santiago, avanza en la buena dirección en su proceso de selección de candidatos, que a nivel externo ha estado preñado de nombres y posibilidades, aunque internamente los movimientos han sido contados.

El Sporting estaría en disposición de cerrar un director deportivo en cualquier momento. Opciones no le han faltado en estas dos últimas semanas, en las que ha manejado un amplio historial de ofrecimientos de distintos profesionales, algunos incluso en primera persona. Pero la premisa que siempre ha mantenido el consejo es la de afinar en la elección, con independencia de que esta se pueda alargar unos días, y dar finalmente con un profesional que encaje con los criterios fijados por el club: experiencia con trabajo de cantera, conocimiento del fútbol español en Primera y Segunda, testado en distintas experiencias y bien conectado al mercado.

Especial es esta última condición en una plantilla que ya cuenta con 22 fichas para la próxima temporada, aunque también es cierto que se verá afinada con negociaciones para rescisiones contractuales por criterio técnico y para hacer hueco a las nuevas incorporaciones. Iván Cuéllar, quien está en disposición de cambiar de aires, se orienta hacia ese escenario de salida. Luego hay otra serie de casos que se estudiarán, como los de Lora y Nacho Cases, además del de Fernando Amorebieta. El verano también anuncia movimiento con Jorge Meré, aunque el club le considera una pieza importante en el futuro proyecto.

El consejo rojiblanco inició la búsqueda de su nuevo profesional después de que se confirmase el descenso de categoría en Ipurúa. En esos primeros días, Nico Rodríguez ya conocía de primer mano que no iba a cumplir su último año de contrato en el Sporting. En el aire, por el contrario, quedó la situación de su ayudante, Antonio Gómez, que parece dispuesto a seguir, aunque todo dependerá del criterio del nuevo director deportivo, que podría quedar atado la próxima semana, aunque no se marcan plazos.

Nico Rodríguez, en ese sentido, ha mantenido su actividad hasta esta semana para terminar de formalizar algunas operaciones que tenía pendientes del final de la temporada antes de despedirse del club.

De forma paralela, el consejo se ha mantenido inamovible en su hoja de ruta para la búsqueda de su sustituto, un cargo para el que se han posicionado numerosos profesionales. La realidad, no obstante, es que los contactos serios, con el Sporting verdaderamente interesado en un profesional, han sido contados. Con Óscar Perarnau, por ejemplo, sí que hubo un encuentro en Barcelona, pero el técnico catalán maneja varias ofertas del extranjero y parece dispuesto a dar un giro a su carrera y cambiar de aires. Era uno de los hombres fuertes en la reducidísima lista de favoritos, en la que figura algún nombre más. Hubo otro contacto con Toni Muñoz, que termina contrato con el Getafe, al que se vincula ahora al Maccabi Haifa, pero el encuentro no tuvo el calado del de Perarnau, sino que más bien fue una toma de contacto directa sobre el trabajo de este profesional.

Otras opciones

El club también ha mantenido durante este tiempo otras alternativas en un segundo plano, con buenas referencias de Juanan Pérez, que trabaja en la secretaría técnica del Betis, de quien el Sporting ha recibido muy buenos informes. También surgió el nombre de David Vizcaíno, de unas condiciones muy parecidas a las del anterior, un técnico con hambre y ganas de dar el salto a la dirección deportivo, pero son opciones en las que no se ha profundizado, más allá de una recopilación de datos que ha sido extensa.

El Sporting tiene muy claro lo que busca, con un perfil muy concreto, pero no quiere precipitarse hasta tener a tiro al director deportivo que anhela, algo que podría consumarse con la próxima semana avanzada si los contactos que mantienen los dirigentes van en la buena dirección. La intención es dar comienzo a un proyecto ambicioso en tiempo –posiblemente con un contrato por tres años– y fondo.

Síguenos en:

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate