El Comercio
Sporting

El Sporting ficha a Miguel Torrecilla

El Sporting ficha a Miguel Torrecilla
  • El salmantino, desvinculado ya del Betis, es uno de los profesionales más reputados y cotizados del panorama nacional y uno de los pioneros en el desarrollo y evolución de las actuales direcciones deportivas

El Sporting ha fichado a Miguel Torrecilla (Salamanca, 1969) como nuevo director deportivo, tal y como adelantó EL COMERCIO. El salmantino se ha desvinculado ya del Betis, club con el que los rojiblancos mantienen una muy buena relación. El consejo rojiblanco ha llevado el interés por el técnico salmantino con el máximo sigilo para evitar intromisiones de otros clubes por el potente cartel que tiene Torrecilla en el mercado y su elevado perfil.

Torrecilla no necesita presentación. Es uno de los profesionales más reputados y cotizados del panorama nacional y uno de los pioneros en el desarrollo y evolución de las direcciones deportivas tal y como se conocen hoy en día. Es una referencia y una garantía para la mayor parte de los profesionales de este gremio. «Es uno de los mejores directores deportivos que existen en el fútbol español», ha confirmado Monchi sobre él.

El club ya habría podido cerrar un nuevo máximo responsable de la parcela deportiva horas después del descenso en Eibar, pero consideró desde el primer momento que tenía que haber un convencimiento total sobre la figura del nuevo director deportivo, sobre todo tras la experiencia con Nico Rodríguez, buscando una respuesta contundente e ilusionante para el aficionado a un mal año en lo deportivo. El nombre de Miguel Torrecilla cumple con creces el perfil que se buscaba en las oficinas de Mareo, donde figuraba en primera línea desde hacía mucho. Si el Sporting logra cerrar su fichaje, Javier Fernández y su equipo habrán dado un golpe de efecto superlativo, consiguiendo un impulso tremendo al futuro proyecto en Segunda, que lideraría un hombre testado en todo tipo de situaciones.

Producto genuino del Salamanca como futbolista, Torrecilla enfocó su siguiente paso tras colgar las botas hacia los despachos. Tuvo un severo aprendizaje en el Novelda, en Alicante, donde permaneció cuatro años como secretario técnico. Luego pasó por el Cartagena y el Salamanca. Su despegue, en un destino que presentaba un riesgo máximo, pero que él transformó en oportunidad, le llegó en Vigo. En el Celta aterrizó en un momento dramático, cuando el equipo celeste flirteaba con un descenso a Segunda B y pocos se atrevían a meterse allí. Pilotando una propuesta que mezclaba cantera con fichajes muy seleccionados, su tarea cristalizó en el respetado proyecto que hoy en día disfruta el exquisito aficionado de Balaídos, al que dejó en Liga Europa. Tras seis años de crecimiento imparable, el Betis hizo una apuesta fuerte por él el pasado verano, aunque la llegada de Serra Ferrer, nombrado hace poco vicepresidente deportivo del club verdiblanco, podría facilitar su partida ahora.

El Sporting quiere lanzar sus redes sobre Miguel Torrecilla, un director deportivo de los más respetados del panorama nacional y muy identificado con el trabajo de cantera, una baza con la que juegan Javier Fernández y Ramón de Santiago para persuadirle, ofreciéndole un entorno muy similar al que tenía en Vigo, con un proyecto a largo plazo y un margen de maniobra importante para desarrollar su trabajo, además de una libertad total para funcionar, sin injerencias. El consejo quiere echar el resto en esta gestión. No está dispuesto a renunciar a un director deportivo tan contrastado y al que no ha quitado el ojo desde hace tiempo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate