El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting | «Vamos a ser el rival a batir en todos los estadios»

fotogalería

Miguel Torrecilla, nuevo director deportivo del Sporting, en su puesta de largo sobre el césped de El Molinón tras su presentación. / JORGE PETEIRO

  • «He salido del Betis solo para venir al Sporting. No estaba en el mercado», asegura Miguel Torrecilla en su presentación

Tardó muy pocos segundos Miguel Torrecilla en encontrar un enchufe en la sala de prensa de El Molinón y conectar con su nuevo entorno. Con un auditorio rebosante de personal, con presencia de todo el consejo -el presidente Javier Fernández fue el encargado de presentarle- y de varios trabajadores del club, el nuevo director deportivo del Sporting dejó un autorretrato agradable y prometedor de entrada. En una generosa media hora de intercambio pregunta-respuesta, se describió un técnico con las ideas muy claras y un alto nivel comunicativo. «Esto para mí es un sueño porque vengo a un proyecto en el que creo mucho», subrayó en una de sus primeras reflexiones, mientras se adaptaba a su nuevo hábitat.

Abrió juego Torrecilla con el origen de una operación que el Sporting trabajó de forma soterrada, terco en la búsqueda de un profesional de primer nivel. «He salido del Betis para venir al Sporting. No estaba en el mercado», aclaró de inicio el salmantino. El director deportivo estableció el «acercamiento» en la semana posterior a la visita del Betis a Gijón y repitió que, si la ocasión no hubiera llegado con un envoltorio rojiblanco, posiblemente no habría salido de Heliópolis. «No habría salido», remarcó. Aunque, explicó, «la adaptación de mi familia a Sevilla no estaba siendo óptima y sí que tenía previsto que ellos se trasladasen a Salamanca». Apuntaló todo esto recordando que se había mantenido en activo hasta el último minuto: «Cerré el traspaso de Piccini al Sporting de Lisboa, la contratación de Sergio León, la renovación de Pezzella y la llegada de Quique Setién».

Elegante en las formas, se presentó estrechando la mano de todos los presentes en la sala de prensa de El Molinón, plenamente concienciado sobre la expectación que había despertado días atrás, aunque cedió el protagonismo al proyecto. «La responsabilidad es enorme y vamos a ser recibidos como el rival a batir en cualquier estadio del fútbol español. Tenemos que asumir esa presión», anticipó con una oratoria generosa, trufada de información y con pocos quiebros a la situación que se le presenta. Y condensó el proyecto que encabeza en dos palabras: «ilusión y unión», además de coser con regularidad la filosofía de Mareo a su alocución.

Reunión con Rubi

Donde manifestó un mayor celo fue en la búsqueda de un nuevo entrenador, su gran caballo de batalla en estos primeros días. Fue preguntado por el gijonés Alejandro Menéndez, pero, sobre todo, por Paco Herrera, quien mantiene una estrecha relación con Torrecilla desde hace años y cuyo perfil gusta mucho. También por Rubi, con quien anticipó que tiene previsto mantener una reunión en los próximos días. «Hay que tomar decisiones y es un entrenador que a día de hoy está en el mercado», se limitó a señalar.

Estableció, a instancias de la curiosidad, un paralelismo con su etapa en el Celta. Pero, concluyó, «aquí parto de una situación en la que somos uno de los candidatos para ascender y allí de un proceso de regeneración». Convino, en todo caso, que «Mareo y A Madroa son factorías de talento y se asemejan». Y, de regreso a Gijón, incidió en que «lo del ascenso inmediato no es una presión; sino un deseo». En ese objetivo, que asumió desde el primer minuto, anticipó que «el proceso no será sencillo y tenemos que estar preparados».

Los números del proyecto ya los tiene en la mano desde que mantuviera las primeras conversaciones con Javier Fernández, quien le expuso que la limitación económica estará determinada este año por el último plazo de la concursal. «Claro que conozco el presupuesto y tenemos una idea marcada, aunque todo puede variar dependiendo de las circunstancias», concluyó, abriendo la puerta a la posibilidad de que sea alterado por alguna salida.

Confirmó que a esta nueva aventura llegará de la mano de su hermano, el exfutbolista Juan Antonio Torrecilla, 'Toño', que «lleva once años acompañándome», y solicitó un margen de tiempo para reunirse con la secretaría técnica rojiblanca y empezar a configurar su grupo de trabajo. Apuntó, en ese camino, que la economía determinará cómo de grande será la red de ojeadores que tenga al servicio del Sporting por España. «Disponía de una red de ojeadores en el Betis, pero estaba formada en base a un presupuesto. Quiero ver qué se ha invertido y adaptarlo a lo que creo que tiene que ser una dirección deportiva. Para mí es clave en mi faceta tener en mayor o menor medida ese grupo de trabajo», manifestó.

En cualquier caso, el primer episodio de su estancia en el Sporting estará dedicado al entrenador, a lo que dedicó varias observaciones. «Lo que más valoro es que sea camaleónico y sepa adaptarse a las circunstancias, y que conozca la categoría», concedió, sin considerar un requisito básico en la búsqueda que tuviera algún nexo pasado con el Sporting. Se le cuestionó a renglón seguido por el plazo. «No me pongo un plazo que me pueda hipotecar en la elección de esa pieza tan importante. Sí quiero empezar a tener reuniones y entrevistas, y en mi cabeza están distintos candidatos», avanzó el técnico salmantino, sin dar nombres.

Luego paseó por El Molinón cómodo, familiarizándose con un campo que ha visitado en muchas ocasiones. «Desde que venía con el Salamanca y ya saludaba a 'El Brujo'», había señalado antes, mientras Quini asentía con una sonrisa. Allí fue expulsado como jugador, aunque no tenía un recuerdo muy claro. También bromeó con la diferente talla futbolística de su hermano, que alcanzó la internacionalidad, y la suya. «Él era el bueno y a mí me llamaron, pero para la selección de Castilla y León», comentó entre risas. Entre las fotografías que le acompañaron en su primer recorrido por los pasillos reconoció a Ricardo Rezza, quien le entrenó, antes de agarrar los mandos de un objetivo de enjundia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate