El Comercio
Sporting

SPORTING

El Sporting aguarda el final de Segunda

Paco Herrera, entrenador del Valladolid, durante una rueda de prensa de esta temporada.
Paco Herrera, entrenador del Valladolid, durante una rueda de prensa de esta temporada. / RICARDO OTAZO
  • Paco Herrera, uno de los candidatos al banquillo de El Molinón, afrontará mañana en Reus un choque de trascendencia

  • El desenlace del campeonato permitirá a Torrecilla avanzar en los primeros pasos del proyecto

Miguel Torrecilla ya se ha puesto manos a la obra para levantar el andamiaje del nuevo proyecto del Sporting, aunque algunos de sus primeros pasos estarán condicionados por el desenlace de la Segunda División, en la que el Getafe, Tenerife, Cádiz y Valladolid tratarán de mantener su privilegiado estatus en el 'play off' por el ascenso a Primera en estas dos últimas jornadas. En plena ebullición, en ese sentido, se encuentran futbolistas interesantes para el proyecto y algún entrenador concreto, como Paco Herrera, que podrían liderar esa revitalización que pretende introducir el salmantino, que tiene en su cabeza fichar un reducido grupo de jugadores, con posiciones muy concretas a reforzar, especialmente las bandas, el mediocentro y el ataque, que doten de una mayor personalidad y competitividad al grupo.

«El grueso de lo que hay será la base», confirmó el propio Torrecilla en la rueda de prensa que ofreció este jueves en la sala de prensa de El Molinón. En todo caso, anticipó que «habrá unos retoques y, por supuesto, unas salidas. A ver quién regresa al club, quién tiene opciones de quedarse y quién no», dejando la puerta abierta a los cambios. Pero la primera tarea de Torrecilla, por encima de cualquier otra, según se infiere de su mensaje, se encamina a encontrar al entrenador idóneo para el Sporting, con un perfil muy determinado y curtido en la categoría, para entregarle las llaves del banquillo de El Molinón. Es el movimiento que más preocupa ahora mismo, aunque el fichaje del director deportivo salmantino allana el camino. Paco Herrera, que termina contrato con el Valladolid al final del presente curso, es la alternativa más obvia y convincente por los lazos que unen a estos dos profesionales, que formaron una exitosa sociedad durante dos años y medio en el Celta de Vigo, al que devolvieron a la élite del fútbol nacional tras un primer intento frustrado.

El entrenador catalán encaja con armonía en el molde que ha preparado Torrecilla para la próxima temporada. Tiene callo en Segunda y ha ascendido a Primera División en dos ocasiones, con el Celta y Las Palmas, además de tener ante sus ojos la posibilidad de conseguirlo una tercera vez si finalmente garantiza el 'play off' del Valladolid, que visita Reus este fin de semana y clausurará el año en el José Zorrilla ante el Cádiz. No parecen dos encuentros, en todo caso, de fácil digestión.

Al margen de esto, Herrera siempre se ha significado por un acusado sportinguismo, manifestando en sus círculos de confianza su deseo de entrenar algún día al conjunto rojiblanco, en el que ya estuvo como jugador tres temporadas. Mantiene una estrecha relación con varios de los veteranos del Sporting y su hija nació durante su estancia en la ciudad. Pero Torrecilla, que tiene algún nombre más en la cabeza, se ha destacado siempre por ser un profesional muy escrupuloso con los tiempos.

«Hemos estado trabajando tres años juntos y él, si cabe, todavía es más serio y riguroso que yo», remachó ayer el entrenador del Valladolid en la rueda de prensa previa al penúltimo partido del calendario. El inconveniente con Herrera es que la incertidumbre pueda ampliarse con el 'play off' y un ascenso de categoría, aunque su continuidad no está ligada por contrato a este escenario y desde Valladolid dibujan una relación enrarecida desde hace mucho.

Conversación con Rubi

El director deportivo rojiblanco estuvo a primera hora de la mañana por Mareo, aunque no se dejó ver mucho por el exterior. Torrecilla maneja una agenda intensa en estas primeras horas en Gijón. Y, aunque lo tiene establecido como una prioridad, ayer todavía no había podido hablar con Rubi, quien aún se encuentra en la ciudad hasta que su hijo finalice el curso escolar. El flamante director deportivo del Sporting manifestó en su presentación su intención de reunirse con el técnico de Vilasar de Mar para, entre otras cuestiones, ampliar el retrato que ya tiene de la plantilla y sincerarse con el entrenador sobre su situación. En las últimas horas, además, Torrecilla valoraba viajar hasta Almería para ver esta tarde en directo el encuentro del filial en los Juegos del Mediterráneo (18.30 horas). También estará allí Manolo Sánchez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate