El Comercio
Sporting
Jorge Meré, en una de sus últimas sesiones en Mareo.
Jorge Meré, en una de sus últimas sesiones en Mareo. / D. ARIENZA

sporting

El Sporting no afloja con Meré

  • El club se mantiene firme en su idea de contar la próxima temporada con el defensa, al que en Málaga relacionan con el club andaluz

El Sporting ha diseñado un escenario con Jorge Meré y no está dispuesto a alejarse de su postura. Algunos medios de comunicación de Málaga informaron en las últimas horas de un principio de acuerdo con el club andaluz para la obtención de la cesión del jugador ovetense, aunque todas las partes implicadas negaron este extremo a lo largo de la jornada. Su entorno sí reconoció el interés de varios clubes en hacerse con sus servicios, entre ellos el Málaga, algo que ratificaron otras fuentes consultadas, pero concluyendo en todos los casos que no había ninguna operación en marcha, sobre todo con el Europeo sub 21 a la vuelta de la esquina.

Ajeno a todo este ruido, el Sporting mantiene una visión clara sobre la situación del canterano, que tiene contrato hasta 2020 y una cláusula de rescisión que se reduce hasta los 15 millones de euros en Segunda División. «El objetivo es que sea un jugador de la plantilla el año que viene», avisó Miguel Torrecilla en su presentación, en la que dedicó sonoras reflexiones a la situación de Meré, incluida la de responder a los interesados con esa cifra que compone su blindaje. Y nada ha cambiado en los últimos días. Hasta las oficinas de Mareo no ha llegado ninguna oferta, ni ninguna propuesta, ni ningún interés, contando en la planificación del nuevo proyecto con el defensa, la joya de la corona ahora mismo del primer equipo.

El club tiene una hoja de ruta clara con Meré, con el que cuenta para armar una estructura de garantías para la próxima temporada. Aunque es cierto que hay una cláusula incluida en su último contrato de renovación que amenaza su continuidad este curso si el jugador decide continuar su carrera en Primera. El Sporting tiene previsto remitirse a los 15 millones de euros ante cualquier posible intentona, en un escenario en el que no tiene ninguna necesidad económica a diferencia de antaño, pero, si el club rechazase esa oferta, el defensa tendría libertad para hacer uso de una cláusula que le permitiría salir cedido a un club de la élite.

El Sporting no percibiría ninguna cantidad económica por esta cesión, pero como contrapartida el contrato del defensa con el club gijonés se ampliaría de forma automática por una temporada más. «Esa situación de cesión es algo personal», insistió en todo caso Miguel Torrecilla el pasado jueves, antes de agregar que «si Meré quiere irse cedido y considera que para él es un paso oportuno, no hay más que hablar». Desde Madrid, por otra parte, el jugador aseguró desconocer la existencia de esa cláusula y manifestó su deseo de concentrarse en el Europeo de Polonia.

La realidad del Málaga es que de un plumazo se ha quedado sin defensas centrales específicos. Había un acuerdo para renovar la cesión de Diego Llorente, pero ahora mismo este se debate entre la Real Sociedad y el Everton, que parecen dispuestos a pagar un traspaso por él. Sólo queda en plantilla el exrojiblanco Luis Hernández, con Weligton y Demichelis ya retirados, además del canterano Luis Muñoz. Pero la postura del Sporting es totalmente reacia a una salida de Meré.

Cuéllar, en el aire

La situación de Cuéllar tiene más particularidades. Públicamente, el guardameta, que tiene contrato hasta 2019, manifestó su deseo de continuar dos temporadas más en el conjunto rojiblanco la semana pasada. «Tengo dos años de contrato y me encantaría cumplirlos en Gijón», sostuvo, aunque al mismo tiempo dejó abierta una puerta a su salida si esta resulta beneficiosa para las dos partes. En ese caso, dijo, «primero tiene que posicionarse mi club».

El Sporting, por su parte, no ve inconvenientes a la posibilidad de que el portero extremeño siga enrolado en la disciplina del club gijonés, así como al contrario por la confianza que hay en Diego Mariño, aunque parece poco probable un escenario continuista. En algún momento de este año el jugador se ha planteado cambiar de aires después de nueve temporadas en el Sporting, con un último curso de muchas tensiones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate