El Comercio
Sporting
Carlos Suárez.
Carlos Suárez. / ALBERTO MINGUEZA

Carlos Suárez carga contra Miguel Torrecilla ante el fracaso del Valladolid

  • «Ha tenido una actuación muy poco ética llamando a nuestro entrenador», critica el dueño del club pucelano

No digirió bien el máximo responsable del Valladolid el aciago desenlace de la temporada en Segunda División, con la victoria frente al Cádiz resultando estéril ante el triunfo del Huesca, que disputará finalmente el 'play off' como sexto clasificado de la categoría al imponerse al Levante en el Ciutat de Valencia.

Tras una temporada irregular, el Sporting tuvo presencia en las horas posteriores al encuentro en Zorrilla. Y Carlos Suárez, presidente del Valladolid, envió un mensaje perverso al conjunto gijonés y, a título personal, a Miguel Torrecilla, director deportivo rojiblanco, al que censuró por mantener una conversación con Paco Herrera. «Paco me ha dicho que no había firmado nada con el Sporting, a pesar de que Miguel Torrecilla ha tenido una actuación poco ética llamándole, pero ya veremos qué pasa», protestó el empresario leonés.

Suárez pasó por alto el amago de despido que hubo en el mes de abril con Paco Herrera, en un síntoma claro de desconfianza en el técnico, y también la contratación del portero Isaac Becerra, un fichaje que se daba por hecho en la trastienda del fútbol varios meses antes de que concluyera la temporada anterior con el Girona. Esta situación podría acercarse a la de Herrera, al que, por otra parte, el Valladolid no ha presentado ninguna oferta de renovación en estos meses. Tampoco tenía el técnico una opción de prolongar su contrato por un año más si el conjunto pucelano lograba el ascenso.

No es la primera vez que Carlos Suárez, que ya criticó este año al Deportivo por una operación con un jugador, choca con el Sporting. En la temporada 2008-2009 fijó unos precios exagerados (hasta los 75 euros) para disuadir a la 'Mareona' de que acudiera a respaldar a su equipo en un trascendental partido en Zorrilla. El club gijonés resolvió entonces romper relaciones con el Valladolid y, por extensión, con Suárez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate