El Comercio
Sporting

Sporting

El Sporting confía en cerrar el fichaje de Paco Herrera esta semana

Paco Herrera, enérgico, dirigiendo un partido.

Paco Herrera, enérgico, dirigiendo un partido. / Kiko Huesca

  • El club busca un nuevo impulso al proyecto con la contratación del técnico catalán, que nunca ha ocultado su deseo de entrenar en Gijón

El Sporting confía en cerrar esta semana la contratación de Paco Herrera. El club gijonés ha sido escrupuloso con los tiempos, tratando de no influir en el final de temporada del Valladolid, que el sábado exprimió sin éxito su última opción de alcanzar el 'play off', y todo pese a los duros reproches de su presidente, Carlos Suárez, esa misma noche. A partir de ahí, la intención de Miguel Torrecilla es reiniciar el contacto con el entrenador en estas próximas horas, confiando en que a lo largo de estos días pueda cerrarse la operación si nada se tuerce y se mantiene las sensaciones que se transmiten.

Aunque se han manejado otras alternativas en un plano secundario, la opción del técnico salmantino ha sido desde el principio Paco Herrera, quien reúne todos los requisitos que el director deportivo rojiblanco expuso en la rueda de prensa de su presentación, además del fuerte deseo que siempre ha manifestado el catalán de entrenar algún día en Gijón, donde pasó tres años como futbolista y de los que conserva una gran amistad con los veteranos del club. A esto se une su estrecha relación con Torrecilla, en el germen del gran Celta, y el contacto que ambos tuvieron recientemente, según desveló el sábado el técnico en la rueda de prensa posterior al último partido de la temporada en Segunda.

«Han salido cosas relacionadas con el mismo equipo», asumió Herrera en una comparecencia en la que el Sporting y su futuro tuvieron mucha miga. «Os puedo asegurar que no he permitido ninguna conversación. Sí que es cierto que he recibido una llamada en la que (desde el Sporting) me han dicho que podían estar interesados en mí. A partir de ahí ha habido un corte, no ha habido más», desveló con naturalidad, insistiendo en que había concentrado todos sus esfuerzos en llevar a su equipo al 'play off', finalmente sin éxito.

Torrecilla tiene ya definidos los objetivos para reforzar varias posiciones del proyecto, con un listado de jugadores en el que hay alternativas dependientes de lo que suceda en el 'play off' por el ascenso a Primera que arranca esta semana. Pero lo prioritario ahora es cerrar la llegada de Paco Herrera, una operación que se ve con moderado optimismo, aunque en el club se mantenga la prudencia. Las sensaciones, en todo caso, es que se llegará a un acuerdo pronto por la predisposición que siempre ha tenido el catalán de entrenar al Sporting y el proyecto que se le presenta.

Poca sintonía en Zorrilla

Si se confirma, el escenario de una salida de Paco Herrera no resultará sorpresivo en Valladolid, toda vez que Carlos Suárez, presidente del club pucelano, valoró seriamente la destitución del técnico barcelonés hace ya tiempo, en los días posteriores a la goleada que recibió el equipo pucelano frente al Sevilla Atlético (6-2) en mitad del mes de abril. El despido, según fuentes consultadas, no se habría llevado a cabo porque al Valladolid no le salían las cuentas de una indemnización.

El contrato firmado con Herrera el pasado verano, por otra parte, tampoco reflejaba una confianza importante, con una sola temporada sin cláusulas de ampliación, ni siquiera en el escenario de un ascenso. «¿Le han hecho alguna propuesta de renovación?», se le preguntó al exfutbolista del Sporting en la última rueda de prensa de la temporada. «No. Recordar que hace nueve partidos estaba más fuera que dentro», respondió Herrera.

Tampoco mostró mucha sintonía el veterano técnico, muy transparente en sus explicaciones en Zorrilla, con el rumbo que había tomado el proyecto del Valladolid. «Ha ido derrumbándose poco a poco. Ha desaparecido la mano derecha del director deportivo, luego el director deportivo... No es una situación en la que se vaya por la autopista», sentenció. Antes había recordado el crítico escenario que pisaba el Valladolid antes de su llegada, «un equipo que viene de salvarse de descender en la penúltima jornada a Segunda B».

El club aspira a desarrollar una negociación rápida con Paco Herrera y poder concluirla a lo largo de los próximos días. De confirmarse su contratación, el técnico desembarcaría en Gijón con sus hombres de confianza, Ángel Rodríguez, su segundo, y Fran Albert, su preparador físico, quienes le siguen desde hace años. En Zorrilla se unieron al equipo del exfutbolista del Sporting David Chorro, como readaptador, y José Manuel Santisteban, este como entrenador de porteros y que ya se encontraba en el Valladolid. Estos dos últimos, en principio, no forman parte del círculo de confianza de Herrera.

En contraposición a la llegada del técnico catalán, Carlos Suárez negocia con el director deportivo gijonés Emilio de Dios su llegada a los despachos del Valladolid. «Mi nombre está sobre la mesa de Carlos», reconocía en las últimas horas el gijonés a 'El Norte de Castilla'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate