El Comercio
Sporting

SPORTING

Herrera, a un paso del Sporting

Paco Herrera se abraza con Carlos Suárez, presidente del Valladolid, en su adiós como técnico del cuadro pucelano.
Paco Herrera se abraza con Carlos Suárez, presidente del Valladolid, en su adiós como técnico del cuadro pucelano. / A. MINGUEZA
  • «No tengo un nuevo proyecto. No digo que no se pueda dar», dice sobre el interés del Sporting, al tiempo que admite que ha recibido otra oferta en las últimas horas

  • El entrenador se despide con polémica del Valladolid sin aclarar su futuro

Paco Herrera puso punto y final a su etapa como entrenador del Valladolid. Lo hizo ayer por la tarde, en torno a las 18.30 horas en la sala de prensa del estadio José Zorrilla. El propio club fue el encargado de anunciar, mediante las redes sociales, que el preparador catalán no iba a continuar en el banquillo pucelano. Un paso que parece acercar al técnico un poco más al Sporting. Su incorporación al club rojiblanco parece cuestión de horas, aunque él sigue sin dar pistas sobre su futuro.

Acompañado del presidente del Valladolid, Carlos Suárez, Herrera se dispuso a leer el discurso que había preparado para su despedida. Antes de que comenzara a sembrar de argumentos su decisión, algunos medios le afearon su actitud, reprochándole las explicaciones que ofreció el pasado sábado cuando fue requerido por cuestiones relativas a su futuro. El técnico aseguró que no tenía clara su decisión y prefirió esperar para transmitir su parecer al presidente de la entidad. «Cuando se lo comenté me miró a los ojos y supo que no había vuelta de hoja. No quiero que el Valladolid parta el año que viene con déficit», justificó el entrenador, deslizando que su relación profesional con el club vallisoletano no había sido la deseada.

«Me voy porque creo que es lo correcto. Estoy orgulloso de los jugadores porque lo han dado todo. El presidente está hoy a mi lado porque nuestra relación ha sido correcta y en algunos momentos, yo diría que perfecta», destacó antes de que se le preguntara por su próximo destino. Dos días fueron necesarios para que Paco Herrera diera el paso definitivo en Valladolid. «Tenía tomada la decisión al 80% después del partido del sábado», explicó. Y es que no haber clasificado al equipo para el 'play off' de ascenso parece haber sido el detonante para que Herrera dijera ayer adiós. «Para mí es un fracaso no haber terminado entre los seis primeros», admitió.

El catalán llegó a sentirse incómodo durante su despedida. Momentos de tensión que no apaciguaron las palabras cargadas de sinceridad del preparador catalán. «Aunque no lo parezca, por dentro estoy llorando. No es justo todo esto», recalcó ante la sucesión de críticas que recibió durante los escasos diez minutos que se sentó el día de su adiós.

Futuro incierto

No llegó a mencionar la palabra Sporting durante su comparecencia, pero Paco Herrera sí habló sobre los rumores que le sitúan en el banquillo rojiblanco la próxima temporada. Después de que Carlos Suárez hiciera pública la llamada de Miguel Torrecilla le hizo para conocer la situación de Herrera en Valladolid, el catalán reiteró en que «no tengo un nuevo proyecto, vuelvo a insistir en lo mismo. Con esto no estoy diciendo que no se pueda dar». El futuro del técnico está más cerca del Sporting. No es el único el conjunto rojiblanco que aspira a su contratación. Herrera desveló durante su comparecencia que horas antes le había llamado otro equipo: «He descolgado el teléfono porque hay otro club que está insistiendo para que firme con ellos y os digo que no hay nada».

Lo que está claro es que la intención de Paco Herrera es la de seguir ligado al mundo de los banquillos. En ningún momento se ha planteado dejar la profesión porque «sigo teniendo la misma ilusión que los entrenadores que empiezan». Además, añadió que «el día que no me vea con ganas, lo dejaré como lo hice cuando jugaba. Cuando no tenga la misma pasión, ese día me iré».

Fueron las últimas palabras antes de que Carlos Suárez detuviera la ronda de preguntas ya que el Valladolid había quedado en un segundo plano. El presidente del cuadro pucelano se levantó de su silla y se fundió en un fuerte abrazo con el entrenador antes de abandonar la sala. Herrera ya ha dado el primer paso, ahora le toca al Sporting cerrar la negociación con el técnico, un proceso que puede resolverse en cuestión de horas salvo giro inesperado de los acontecimientos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate