El Comercio
Sporting

Sporting

Un espejo para relanzar Mareo

Un espejo para relanzar Mareo
  • Herrera y Torrecilla aspiran a repetir en el Sporting el exitoso modelo implantado en el Celta

  • Ningún canterano ha logrado asentarse en el primer equipo rojiblanco desde el debut de Jorge Meré, hace ya dos temporadas

El 11 de abril de 2015, en el estadio de La Romareda, el manantial de talento que ha nutrido siempre al Sporting desde Mareo se cortó casi en seco. Ese día, Abelardo hizo debutar con la camiseta rojiblanca a un Jorge Meré que ni siquiera había cumplido la mayoría de edad. Desde entonces han pasado ya dos temporadas, pero ningún otro jugador procedente de la cantera ha conseguido asentarse en el primer equipo. Acabar con ese déficit será uno de los primeros retos del tándem formado por Miguel Torrecilla y Paco Herrera.

El propio director deportivo deslizó sus intenciones en cuanto a la cantera durante su presentación, hace tres semanas: «Mareo debe ser un referente. La plantilla debe ser corta para que el jugador que está en elSporting B o en el División de Honor vea que hay huecos, que pueden subir jugadores jóvenes para crecer».

Durante la etapa que compartieron en el Celta, Torrecilla y Herrera supieron hacer virtud de la necesidad. Los problemas económicos, traducidos en forma de ley concursal, encontraron solución deportiva en la apuesta por la gente de la casa. En la primera temporada del salmantino al frente de la dirección deportiva, con Eusebio Sacristán como entrenador, fueron ocho los futbolistas del filial celeste que debutaron con el primer equipo. Ese trabajo lo heredó un año después Paco Herrera, quien redobló la apuesta por la cantera.

El entrenador catalán dio la alternativa a cinco jugadores del Celta B en distintas fases de su primera temporada y asentó en el once inicial a jugadores como Álex López o Hugo Mallo. El culmen de su trabajo llegó un año después, en 2012, con el ascenso directo a Primera. En el once más habitual de aquel Celta figuraban hasta siete futbolistas que habían pasado por las categorías inferiores del club. Aspas es, quizás, el mejor ejemplo de la labor individual realizada por Herrera y Torrecilla. A sus órdenes, el gallego perdió la etiqueta de atacante intermitente para convertirse en el máximo goleador nacional de Segunda.

Paco Herrera salió del Celta en febrero de 2013. Su última aportación en lo que a cantera se refiere fue la apuesta por el lateral izquierdo Jonny, que llegó a ser citado por Del Bosque en la preselección previa a la Euro 2016. Jonny, Sergio Álvarez, Aspas y Hugo Mallo son la huella que queda del trabajo de Herrera y Torrecilla en un Celta que hace un mes se plantó por primera vez en su historia en una semifinal europea.

Cercanía con el filial

Desde su llegada a la dirección deportiva del Sporting, Miguel Torrecilla ha evidenciado con varios gestos la importancia que concede a la cantera. El salmantino estuvo hace dos semanas en Almería para seguir las evoluciones del filial en su lucha por el ascenso a Segunda B, y el pasado domingo se dejó ver en Mareo junto a sus ayudantes Javi López y Toño Torrecilla para presenciar el partido de vuelta frente al filial almeriense. El entrenador del Sporting B, José Alberto López, aprovechó su rueda de prensa previa al encuentro de hoy contra el Beasain para agradecerles su interés. «Ojalá podamos acercar el segundo equipo al primero», afirmó.

En los dos últimos años cinco jugadores han pasado al primer equipo del Sporting desde el filial. Juan Rodríguez, con cuatro partidos, es quien más cerca ha estado de asentarse. El pasado curso, Guitián apenas disputó un partido, mientras que el delantero Mendi jugó 30 minutos en la visita rojiblanca a San Mamés y no volvió a entrar en los planes de Abelardo. En la temporada recién terminada, el técnico gijonés dio la alternativa al punta toledano Rubén Sánchez, con 40 minutos disputados en dos encuentros. Rubi, por su parte, tiró del candasín Pablo Fernández en los partidos contra el Málaga y la Real Sociedad, aunque su participación fue testimonial, con 20 minutos en el total.

El reto de Torrecilla y Paco Herrera pasa por recuperar Mareo. El camino a seguir lo conocen desde su etapa en Vigo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate