El Comercio
Sporting
Herrera saluda a Barkero en presencia de Torrecilla.
Herrera saluda a Barkero en presencia de Torrecilla. / J. M. LÓPEZ

Torrecilla quiere abordar las salidas antes de avanzar en posibles refuerzos

  • Resuelta la incorporación de Paco Herrera, ambos ya trabajan codo con codo en la planificación de la próxima plantilla

El Sporting ya tiene los cimientos sobre los que sustentar el proyecto de la próxima temporada en Segunda División. Cerrada la contratación de Paco Herrera, que será presentado este mediodía como nuevo entrenador rojiblanco, Miguel Torrecilla y sus colaboradores pueden afinar en la composición de una plantilla en la que se intuye habrá cambios aunque resulta difícil precisar en qué cantidad.

Todo hace indicar que los tres futbolistas que más años llevan en el vestuario rojiblanco abandonarán la entidad este verano. Se da por hecha la salida de Iván Cuéllar, que ha pedido al Sporting a través de su representante facilitar su desvinculación. Algo similar ocurre con Nacho Cases, que también ha expresado su deseo de dejar el club para emprender una nueva aventura, posiblemente, en una liga extranjera. En ambos casos no parece que haya problemas para que se facilite su marcha, aunque bien es cierto que en el caso del guardameta, la entidad rojiblanca confía en obtener algún beneficio por la venta del jugador, ya que tiene contrato en vigor.

Tampoco parece muy claro el futuro inmediato de Alberto Lora. El capitán del Sporting ha perdido protagonismo en las dos últimas campañas y su deseo es contar con minutos, aunque sea lejos de Gijón. En principio no está en los planes de los técnicos su salida, aunque tampoco pondrán impedimientos para que se haga realidad la voluntad del lateral. En todo caso, Torrecilla y Herrera coinciden en que la llegada de posibles refuerzos siempre estaría condicionada a las bajas que se produ zcan en las próximas semanas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate