El Comercio
Sporting
Jorge Meré, durante un entrenamiento en Mareo.
Jorge Meré, durante un entrenamiento en Mareo. / DAMIÁN ARIENZA

Meré quiere jugar el próximo curso en Primera

  • El Málaga, con escasez de centrales, ha manifestado un gran interés en hacerse con sus servicios para la nueva temporada

  • El defensa ovetense, que hoy volverá a participar en el Europeo sub 21, activará la cláusula para salir cedido

Salvo giro inesperado, Jorge Meré no jugará la próxima temporada en el Sporting. El defensa ovetense, que mañana se medirá a Portugal en el Europeo sub 21, quiere dar un paso más en su progresión, y parece decidido a activar la cláusula que tiene su contrato en la que puede salir cedido a un club de Primera División si el Sporting rechaza una oferta para su traspaso. De forma automática, eso sí, su contrato con el club gijonés se ampliaría un año más con la activación de esta posibilidad, fijando el umbral de su vínculo en 2021.

El agente del futbolista, Gelu Rodríguez, estuvo reunido hace unos días con Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, valorando la situación del defensa y también de Carlos Castro. El Málaga, en ese sentido, es el club más interesado en obtener la cesión del canterano y un más que probable destino, dada la escasez de defensas que tiene ahora mismo en su plantilla. Hay otros clubes que también han mostrado un interés en el ovetense, pero de forma más tímida.

Aunque no está descartado, en este momento parece difícil que Meré pueda salir del Sporting a través de la fórmula de un traspaso. El club se ha mostrado inflexible en este punto y cada vez que se le ha preguntado por el internacional sub 21, como sucedió en la rueda de prensa de presentación de Miguel Torrecilla, se ha remitido a su cláusula de rescisión, de 15 millones de euros en Segunda, que le hacen inalcanzable, a la espera de ver qué sucede en el Europeo. A él se unirán, casi con toda seguridad, Nacho Cases e Iván Cuéllar.

Carlos Castro, por su parte, parece abocado a su salida tras esta temporada. Las posiciones están muy distanciadas por los términos del contrato que se le proponen en su renovación, en la que el Sporting quiere que el jugador se gane algunos incentivos a través del rendimiento. El delantero, que termina contrato en 2018 y ha tenido muy poca participación en estos dos últimos años, no renovará, salvo giro inesperado, y ya hay algunos clubes interesados en él.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate