El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting | Babin: «No depende de mí jugar el próximo año en el Sporting; me han abierto un expediente fuerte»

El defensa Babin pelea un balón con Orellana en la visita del Sporting a Mestalla.
El defensa Babin pelea un balón con Orellana en la visita del Sporting a Mestalla. / EFE
  • «No voy a participar en la Copa de Oro. Lo hemos decidido con la selección de Martinica. No queremos más polémica», anuncia Babin

Jean-Sylvain Babin (París, 1986) descuelga el teléfono a EL COMERCIO desde Martinica, donde disfruta de las vacaciones junto a su familia. En esta pequeña isla del Caribe, localizada en las Antillas Menores, es mediodía cuando la noche ya se acerca en Gijón. «No voy a participar en la Copa de Oro», anuncia tajante el defensa. «Lo hemos decidido entre mi selección y mi agente, aunque mi abogado dice que tengo derecho a participar en ella porque es una competición de la Concacaf, que pertenece a la FIFA. Pero la selección de Martinica no quiere más polémicas», concluye después de recordar que ya no tomó parte en la Copa del Caribe, que finalizó la semana pasada.

Desde el primer momento se manifiesta dolido por la decisión del club de abrirle un expediente para disuadirle de su firme deseo de jugar este verano con Martinica, algo que chocaba contra los intereses del Sporting. «He estado muy triste», confiesa. Y quiere explicar su visión. «Había un acuerdo verbal con Nico (Rodríguez) para poder ir cuando me llamaran. También lo sabía Abelardo», anticipa. La situación se enredó, bajo su punto de vista, cuando se lesionó el pasado mes de octubre durante una concentración con Martinica. «Hubo un lío con la indemnización y estoy pagando los platos rotos», lamenta.

Pero, avanza, el problema se agravó. «La convocatoria de Martinica fue el 6 de mayo y, al día siguiente, Nico (Rodríguez) me dio la enhorabuena. Daba por hecho que iba a ir. Él ya no está en el club, aunque para mí la palabra es como un contrato», enfatiza. Luego, prosigue, «me fui de vacaciones el 22 de mayo y nadie me comunicó, ni con una llamada de teléfono, que no quisieran que fuera a jugar con la selección. A partir de ahí estuve unos días de vacaciones para preparar los dos torneos y el 16 de junio sí que nos enviaron un comunicado a mí y la selección en el que no me autorizaban a jugar». Babin no oculta su malestar: «Para mí es una falta de respeto hacia mi selección y hacia mí como futbolista y persona». Y, agrega, «una cosa es decir que no y otra bien distinta decir que sí al principio y que no cuarenta días después».

En ese punto introduce a Miguel Torrecilla, actual director deportivo del Sporting, quien habló con su agente hace días y posteriormente se comprometió a hacerlo con Babin, pero sin mucho éxito, según se desprende de las palabras del defensa. «Por la diferencia horaria le dije que me llamara un día y a una hora concreta. No me llamó ese día y lo hizo al día siguiente. No nos entendíamos muy bien, porque fallaba la cobertura, pero no vi 'feeling', aunque a mi agente le dijo que yo era un jugador importante en el proyecto. Me dijo que me iba a llamar el nuevo entrenador, pero no lo ha hecho», explica. Sobre Paco Herrera, no obstante, traza un retrato amable: «Sé que es un gran técnico que ha hecho las cosas bien en todos los sitios que ha estado y tengo muchísimo respeto hacia su trabajo».

Durante estos días ha leído algunas críticas de los aficionados por su obstinación en jugar con Martinica. «Al final yo soy el perjudicado. Para Martinica, que tiene ochenta y pico mil habitantes, la Copa de Oro es como el Mundial. Y para mí, también. Yo soy caribeño. Mis padres, mis abuelos y mi hermano mayor nacieron en esta isla. Yo lo hice a las afueras de París y soy de nacionalidad francesa, pero de identidad pura y dura de Martinica», subraya. «No quiero faltarle al respeto a nadie y nunca he sido un futbolista que se haya tirado del barco ante los problemas. Que nadie se preocupe, que estaré ahí el primer día de la pretemporada», insiste, abriendo una puesta a la reconciliación. «Hay solución, pero hay que hablar porque ha faltado comunicación», sostiene.

Implicado «como siempre»

En cualquier caso, no oculta su enfado con el Sporting, que le ha abierto un expediente porque, además del episodio de la lesión, veía peligrar la pretemporada del central por la coincidencia entre fechas con la competición que se disputará en Estados Unidos entre el 7 y el 26 de julio. El futbolista replica que la lógica deportiva y la diferencia de potencial entre selecciones le devolvería a Gijón antes y con ritmo de competición. «Sigo tan implicado como siempre con el Sporting y tengo la obligación de atender a mi club, pero no voy a ser el que dé un paso adelante porque he sido perjudicado», repite.

El final de la conversación abre un futuro incierto porque este expediente que ha sido incoado, en un caso extremo, puede desembocar en una rescisión. «¿Va a jugar la próxima temporada en el Sporting?», se le pregunta. «No lo sé. No depende de mí porque me han abierto un expediente muy fuerte, aunque yo no haya jugado ningún partido con la selección», responde. El club, no obstante, considera que si no ha participado en ningún partido el caso no alcanzará una gravedad extrema.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate