El Comercio
Sporting

Miguel Torrecilla acelerará el mercado de Segunda en los próximos días

  • Hay tranquilidad total en el club con la presencia del salmantino, que tiene varias operaciones para concretar a partir de julio

No se intuye preocupación en Mareo con el desarrollo del mercado. Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, tiene avanzadas distintas gestiones que verán la luz a corto plazo, con una selección de jugadores por puestos, con distintas alternativas ordenadas en función del convencimiento. La premisa del equipo que lidera el salmantino es afinar al máximo en los refuerzos, muchos de ellos dependientes del final de junio -mañana es la fecha en la que muchos futbolistas terminan contrato y en la que comienza el movimiento-, aunque haya que esperar algún día más. Ahora mismo hay una plantilla importante, con 21 futbolistas con contrato en vigor tras la partida de Nacho Cases, pero el club tiene claro que los cinco o seis refuerzos que debe de incorporar tienen que contribuir al salto competitivo del grupo.

Torrecilla, que ayer se encontraba de regreso en Mareo junto a su hermano Toño y Javi López, sus hombres de confianza, se mantiene en un contacto permanente con Paco Herrera, que pasa unos días de vacaciones fuera de Asturias, sobre los avances en las gestiones. Una operación que parece bien encaminada es la del delantero brasileño Charles Dias, que se encuentra libre tras concluir su contrato con el Málaga. A sus 33 años, los técnicos consideran que Charles es un futbolista que, en el escenario de Segunda, puede marcar la diferencia en los últimos metros. Torrecilla le conoce perfectamente de su estancia de dos años en el Celta de Vigo, donde ya no llegó a coincidir con Paco Herrera, y en el club buscan una garantía de rendimiento en el nuevo curso. Jorge Molina, en ese sentido, firmó en la pasada temporada 20 goles para contribuir de forma decisiva al ascenso del Getafe a Primera con 35 años.

La demora en las incorporaciones también está motivada por algunas operaciones que probablemente se gestarán por la fórmula de las cesiones de jóvenes futbolistas, procedentes de equipos de Primera División, que todavía tienen que tomar alguna decisión sobre el futuro de sus talentos en las próximas semanas de mercado. El club es consciente de que donde tendrá que hilar más fino es en la columna vertebral del proyecto: los defensas centrales -no está descartada la continuidad de Fernando Amorebieta-, los centrocampistas y el delantero. A ellos habrá que sumar uno o dos jugadores de banda, más allá de que el mercado pueda ofrecer alguna ocasión.

Proyecto encaminado

La prioridad para impulsar el proyecto era la contratación de Miguel Torrecilla, uno de los directores deportivos más reputados del país, y de Paco Herrera, el técnico con más nombre de la categoría. A partir de ahí, el club no quiere precipitarse, tranquilizado por la veteranía del director deportivo salmantino, que no se ha dado tregua desde su llegada a Gijón y que, entre bambalinas, ya tiene muy encaminado el proyecto de la temporada 2017-2018.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate