Una ofrenda para volver a Primera

La plantilla del Sporting al completo posa con el padre Fueyo, una vez concluida la ofrenda a la Santina.
La plantilla del Sporting al completo posa con el padre Fueyo, una vez concluida la ofrenda a la Santina. / DAMIÁN ARIENZA

El Sporting visitó Covadonga para ofrecerle la nueva camiseta y el balón de esta temporada a la Santina

A. MAESE COVADONGA.

Pasada la una del mediodía, con el sol apretando a los visitantes en Covadonga, el autocar que desplazó al Sporting al Santuario de Covadonga se detuvo ante la entrada de la cueva para que el padre Fueyo fuera tomando posiciones. Tras dejar el vehículo, este siguió hasta el aparcamiento, donde estaba reservada una plaza para los rojiblancos.

Los primeros en tomar el camino hacia la cueva fueron Paco Herrera y Javier Fernández. El técnico no pudo continuar con el presidente porque los aficionados que los estaban esperando enseguida le solicitaron autógrafos. Sonriente y con la paciencia que le caracteriza, Herrera no puso ningún pero para fotografiarse con todos los seguidores.

Unos metros más adelante, Lora y Diego Mariño esperaban en la cola para adquirir una vela y realizar sus peticiones mientras las encendían. El pasillo se encontraba a rebosar ante la expectación que generó la llegada del cuadro rojiblanco. Muchos eran los aficionados que intentaron presenciar la homilía desde la capilla, pero las dimensiones de la misma impidieron cumplir sus deseos de sentarse con los jugadores.

Pelayo, como su tío Monchu

«Para mí es un orgullo ofrecer el balón a la Santina como el jugador más joven porque mi tío también lo hizo hace tiempo», comentó Pelayo Suárez. El joven central hacía referencia a Monchu, el que fuera futbolista del Sporting en la década de los años noventa.

También le hizo ilusión a Canella ser el encargado de depositar la camiseta ante la Santina. El de Pola de Laviana es el primer jugador que realizó la ofrenda como el más joven del equipo y también como el más veterano. Hace nueve años fue el encargado de obsequiar a la Virgen con el balón de la Liga acompañado de Quique Mateo.

El capitán, antes de que comenzara la misa, hizo autocrítica por el partido que jugó el equipo en Barakaldo. «No fue un encuentro muy bueno. No hicimos un buen partido, pero lo principal es coger la forma y las ideas del entrenador», aseguró antes de añadir que «lo mejor es que los errores pasen en este tipo de encuentros para que los podamos corregir a tiempo».

La de ayer no será la única salida de la plantilla esta semana. El equipo se desplazará hoy a la playa de San Lorenzo (9.30 horas) para realizar una caminata hasta La Ñora.

Fotos

Vídeos