Paco Herrera desatasca al Sporting

Paco Herrera, pensativo, antes del inicio del partido frente al Lugo en El Molinón.
Paco Herrera, pensativo, antes del inicio del partido frente al Lugo en El Molinón. / JOAQUÍN PAÑEDA

El equipo, que mantiene su portería a cero tras 180 minutos de competición, avanza con la media inglesa El técnico, que cambió el partido ante el Lugo con su variante táctica, madura su propuesta

JAVIER BARRIO JAVIBARRIO@ELCOMERCIO.ES GIJÓN.

Musitan en Mareo sobre Paco Herrera que si el fútbol no se vuelve en su contra puede establecer un periodo largo de residencia en Gijón. Es un profesional exageradamente cercano, astuto en la gestión del vestuario, de discurso sencillo y aceptación de la crítica, respetado por entrenadores y jugadores y testado en muchas situaciones, además de presentar el agregado de su marcada querencia por el Sporting. Y en El Molinón ha aterrizado sobre un colchón, con una grada febril y desmelenada ante la primera victoria de la temporada en el regreso a Segunda. Falta, no obstante, que Herrera pase por el filtro de un año de exigencia superlativa.

«Hemos mejorado y tenido la pelota, con más fluidez, pero todavía podemos hacerlo mejor», remachó el catalán con ese punto de perfeccionismo que le acompaña siempre en el pospartido. Resulta exageradamente prematuro juzgar su trayectoria, pero en 180 minutos de competición empiezan a asomar algunos brotes verdes. El más evidente, de vistazo fácil, es el dato que revela que el equipo rojiblanco ha encadenado las dos primeras jornadas sin lamentar goles en su portería. Solo el Alcorcón y el Tenerife, que birló al Sporting el liderato este lunes, presentan un balance sin mácula en este aspecto. Ocho remates ha concedido en estos dos primeros partidos, pero casi siempre desde fuera del área o en situaciones forzosas para el rival.

La media inglesa que sigue el equipo -empate en Alcorcón y victoria el domingo como local- también es estimable dentro de un grupo tan renovado, que cuenta ya con diez incorporaciones tras el cierre de la cesión de Jordi Calavera. Únicamente cinco futbolistas del once titular de El Molinón formaban parte de la anterior plantilla. Y, de ellos, tan solo Canella, Sergio y Carmona participaron activamente en la temporada. De momento, Herrera ha conseguido un aterrizaje sin daño en la División de Plata, acostumbrada a desguazar teóricos favoritos. Otro dato revelador, en ese sentido, es que ni Granada, ni Osasuna, han activado por el momento el contador de triunfos.

Gestión del grupo y personalidad en las decisiones. De momento, el técnico catalán mantiene a todos los futbolistas sintonizados. La clave está en que, entre Torrecilla y Herrera, han cocinado una plantilla corta y equilibrada, de la que ambos pretenden extraer un mejor rendimiento coral con los teóricos suplentes viéndose con más posibilidades de participar. En esa gestión, Lora, bien ante el Lugo, vuelve a ser un jugador importante. Ahora mismo hay 24 futbolistas en nómina, incluido Calavera, pero a Babin, Dani Ndi y Rachid se les busca una salida en estos últimos días de mercado. Sin estos, la plantilla se reduce a 21, aunque también está en el aire la continuidad de Lillo.

Debut de Nacho Méndez

A Herrera tampoco le ha temblado el pulso cuando ha tenido que tomar alguna resolución de carácter más impopular, como la exclusión de Nacho Méndez para el estreno en Alcorcón, o su movimiento en el intermedio ante el Lugo, cuando hizo comparecer a Moi Gómez por el canterano para ganar el partido. La variante ajedrecística del técnico fue decisiva porque el Sporting empezó a ganar el choque desde la superioridad numérica en el centro del campo, además del descolgamiento a la banda izquierda de Santos, el hombre del partido, y de Rubén García a la derecha.

El mérito que se puede otorgar en dos jornadas también es compartido con Torrecilla. Todos los nuevos que ha participado en competición han dejado un buen regusto, especialmente los centrales, Quintero y, sobre todo, Barba -Álex Pérez cumplió satisfactoriamente en su debut-, y los hombres de ataque: Rubén García, Scepovic y, sobre todo, Michael Santos. Y todavía falta por ver qué nivel de influjo manifestará un mediocentro como Álex López, una pieza llamada a definir el fútbol del Sporting.

La apuesta por la cantera se ha convertido en otro de los manifiestos de Paco Herrera desde su llegada a Gijón. De momento, el domingo ya hizo debutar a Nacho Méndez, quien, con 19 años, disputó la primera mitad del encuentro frente al Lugo y que tiene por delante una temporada prometedora. La idea del técnico es ir dando carrete durante el curso a jóvenes talentos como el luanquín, Pedro Díaz o Dani Martín, entre otros, pero sin forzar las circunstancias y que estas puedan repercutir negativamente en el crecimiento de los canteranos. El domingo, de hecho, mantuvo una charla con el joven mediocentro para tranquilizarle sobre su sustitución.

Más

Fotos

Vídeos