SPORTING

Paco Herrera desembala el nuevo Sporting

Paco Herrera desembala el nuevo Sporting

Siete jugadores que lograron el ascenso a Segunda B con el filial son las únicas novedades en el regreso al trabajo Los rojiblancos inician la pretemporada sin fichajes y con las salidas de Cases y Cuéllar

IVÁN ÁLVAREZ GIJÓN.

El Sporting de Paco Herrera da sus primeros pasos esta mañana. Concluido el período de asueto, los jugadores rojiblancos regresan a Mareo para comenzar a derramar gotas de sudor con el propósito de llegar en las mejores condiciones posibles al tercer fin de semana de agosto, la fecha subrayada en el calendario para iniciar con buen pie un largo camino que desean concluir con el regreso a la élite del fútbol nacional.

En la hoja de ruta aparecen seis semanas en las que se debe afinar la puesta a punto de cara al revirado circuito de la Segunda División, en el que los rojiblancos tendrán al volante a un experto en el trazado como Paco Herrera. El entrenador catalán se ha reencontrado después de su satisfactoria etapa en Vigo con Miguel Torrecilla, arquitecto entre bambalinas de un nuevo proyecto que enmiende la tragedia que tuvo que presenciar durante la campaña en El Molinón la afición sportinguista, que ya aguarda impaciente la llegada de caras nuevas que protagonicen un cambio de argumento sobre el césped.

MÁS NOTICIAS

Todavía en la fase embrionaria del nuevo conjunto rojiblanco, los aires de cambio han soplado en las primeras semanas hacia el organigrama técnico, que confecciona con más mimo que celeridad una plantilla en la que se acometerá una profunda remodelación iniciada con la salida de los más veteranos del vestuario. Cuéllar ha puesto fin a una etapa de nueve temporadas entre los tres palos a orillas del Piles con su marcha al Leganés y Nacho Cases vivirá su primer experiencia profesional sin el escudo del Sporting en el pecho al enrolarse en las filas del AEK Larnaca chipriota después de más de dos décadas en el club de su ciudad natal.

Con esas dos salidas, veintiséis jugadores iniciarán esta mañana un proceso de preparación envuelto de sacrificio, en el que se necesita apretar los dientes mientras se aumenta el nivel de esfuerzo para cruzar la meta con la mejor de las sonrisas en la última jornada. Por primera vez desde 2014, la plantilla rojiblanca no seguirá los dictámenes del veterano Gerardo Ruiz, que se granjeó una fama de sargento inflexible por su elevada exigencia estival en Mareo y varias sesiones alejadas del vivero sportinguista para elevar el umbral del esfuerzo.

Tomará su relevo para asumir la voz cantante en el inicio del trabajo el joven David Chorro, el preparador físico cacereño que ya había guiado la puesta a punto del conjunto dirigido por Paco Herrera en Valladolid, donde se estrenó con un entrenamiento en el que contaba con menos de una quincena de jugadores de la primera plantilla. Cerca de una veintena tendrá a sus órdenes esta mañana en Mareo el veterano entrenador, con la ausencia de Meré, todavía de vacaciones al extender su temporada hasta el último día del mes de junio con la disputa de la final del Europeo sub 21 en Polonia. El joven central es una pieza codiciada en el mercado y todo apunta a que no llegará a ejercitarse junto al nuevo entrenador del conjunto gijonés. Salvo giro inesperado tampoco lo hará Amorebieta, que tiene avanzada su marcha a Argentina.

Sin refuerzos cerrados y con el grueso de la remodelación de la plantilla por efectuar, Herrera contará en la pretemporada con siete jugadores del filial que vienen de celebrar un ascenso a Segunda B forjado a base de tesón. Tras un breve período de vacaciones para saborearlo, Dani Martín, Juan Rodríguez, Cristian Salvador, Nacho Méndez, Pedro Díaz, Pablo Fernández y Claudio tratarán de encandilar al técnico catalán, que ya siguió con atención su desempeño sobre el césped en Beasain.

Los próximos días componen el mejor escaparate para mostrarse ante un entrenador que ha cuidado con mimo la cantera a lo largo de su dilatada trayectoria y ha expresado desde su presentación su voluntad de dar cabida en El Molinón a las perlas más prometedoras de las categorías inferiores del club. Con el estruendo de su elevado ritmo goleador alza la voz Claudio, máximo artillero del filial con 36 dianas el pasado curso, dispuesto a dar el salto en su primera oportunidad con el plantel profesional al igual que Dani Martín, un guardameta de brillantes condiciones físicas y técnicas inmerso en la dinámica de las categorías inferiores de la selección española.

Repetirán una experiencia que ya vivieron el año pasado sus compañeros Pedro Díaz y Pablo Fernández, que estuvieron durante la pretemporada a las órdenes de Abelardo, encargado de dar la primera oportunidad en un encuentro oficial a Juan Rodríguez y Cristian Salvador después de ubicar en la medular en uno de los ensayos veraniegos a Nacho Méndez.

Carencias

Con escasez de efectivos en el eje de la zaga y en la sala de máquinas, aparece para todos un rayo de esperanza en el horizonte al que también podrá aferrarse Pablo Fernández. El candasín se ha asentado en los últimos encuentros con José Alberto en los costados del ataque y Herrera, tras analizar la plantilla, ha detectado sobrepoblación en zonas interiores de la parcela ofensiva y falta de piezas capaces de estirar el campo para ser profundos desde los costados.

Con el mismo propósito de ganarse un hueco en los planes de Herrera regresan a Mareo los cuatro cedidos después de una experiencia a préstamo con distinta fortuna. Álvaro Bustos, Rachid, Julio y Pablo Pérez lucharán por reivindicarse en una carrera en la que el último de los cuatro parece partir con clara ventaja para que su vuelta a casa no sea efímera. Con ocho ensayos fijados antes del estreno liguero, Paco Herrera da esta mañana el pistoletazo de salida a un proyecto que él mismo ha delimitado con el único objetivo de un final en Primera.

Fotos

Vídeos