El panteón de Quini ya es un lugar de peregrinaje

Tres aficionados, ayer junto al panteón de la familia Castro en el que descansan los restos de Quini en La Carriona. / MARIETA
Tres aficionados, ayer junto al panteón de la familia Castro en el que descansan los restos de Quini en La Carriona. / MARIETA

La tumba en la que descansan desde el jueves los restos de 'El Brujo' en La Carriona recibe un goteo constante de aficionados | El Centro de Interpretación del camposanto incluirá al mítico futbolista en sus rutas guiadas junto a su hermano, Jesús Castro y a Yago Lamela

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Quini también golea en el cementerio de La Carriona. Lo hace en visitas y en afecto de quienes disfrutaron de sus logros deportivos y de su humanidad, y pronto logrará el 'Pichichi' entre las numerosas personalidades cuyos restos descansan en el camposanto avilesino. Tantas que hace casi seis años el Ayuntamiento de Avilés creó un Centro de Interpretación del Cementerio de La Carriona, un museo en el acceso en el que se explica su valor arquitectónico y sirve de punto de partida de rutas guiadas que reciben cerca de 4.000 visitantes cada año.

Entre las personalidades de la vida cultural, social y política avilesina, dos leyendas del deporte eran hasta ahora el principal reclamo: Jesús Castro y Yago Lamela. Enrique Castro, Quini, les acompañará desde ahora con un espacio en el museo en el que se recordará su vida personal y deportiva en Llaranes, en especial sus inicios futbolísticos en el Ensidesa.

Mientras, el panteón donde descansa Quini es ya un museo en sí mismo. Da igual que aún no haya inscripción en su lápida ni que uno se pierda en un cementerio tan grande para llegar a él. Un rastro de flores rojiblancas guiaba ayer por La Carriona a decenas de personas que querían despedirse de 'El Brujo'. Por ejemplo, René Suárez Hevia, de Pola de Laviana, que trabaja en Oviedo y tenía que hacer una tarea en Avilés. «Decidí acercarme a la tumba de Quini porque era una persona admirable, alguien muy especial y del que sentirse orgulloso como asturiano. Soy aficionado del Madrid y quiero que les vaya bien al Sporting y al Oviedo», aseguraba emocionado. Damián Solar Fernández es avilesino. «No conocía a Quini personalmente, pero todos sabemos quién era, una persona que me merece admiración y he querido venir a visitar su tumba por respeto. Lo vi jugar, me gusta el Sporting, aunque como aficionado soy del Madrid», añade. Borja del Pozo Martínez, de Teboyas, también expresó su respeto por Quini, «aunque no llegué a verlo jugar. Es un símbolo del Sporting y de Asturias porque era un personaje en todos los sentidos, un ejemplo para los demás». Su leyenda continúa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos