El partido de despedida de 'El Brujo' en El Molinón cumple treinta años

Quini, en su despedida.
Quini, en su despedida. / E. C.

J. B. GIJÓN.

Recorrió casi todo el campo repartiendo abrazos, saludó al uruguayo Wilmar Cabrera, su sustituto, y besó el verde de El Molinón por última vez como goleador. Treinta años se cumplieron ayer de un partido que pasó a la historia. Principalmente porque Quini, con 37, se descalzaba definitivamente para dejar de ser una condena para defensas y porteros. Y, de forma más anecdótica, porque Bernd Schuster, futbolista entonces del Barcelona y gran amigo del mito del Sporting, vestiría la elástica rojiblanca en aquel homenaje a 'El Brujo', una instantánea que quedó para la historia.

Schuster, otro sportinguista

Tres décadas se completaron este lunes del amistoso que el Sporting y el Madrid disputaron en El Molinón para rendir tributo a Quini, que dejaba el fútbol en activo y que se estrelló en aquella emotiva jornada con Paco Buyo, empeñado en que terminara su travesía seco. El partido finalizó con empate (2-2) y con un emotivo partido en el que se cruzaron jugadores como el propio Quini, Butragueño, Cundi o Martín Vázquez, entre otros, además de Schuster, que fue un sportinguista más en aquella jornada de fútbol en El Molinón.

Fotos

Vídeos