Sporting

Sporting | «Es una pequeña barbaridad el daño que nos estamos haciendo»

Paco Herrera dialoga con sus jugadores antes del inicio de la sesión de ayer en Mareo, celebrada a puerta cerrada. / ARNALDO GARCÍA
Paco Herrera dialoga con sus jugadores antes del inicio de la sesión de ayer en Mareo, celebrada a puerta cerrada. / ARNALDO GARCÍA

El técnico catalán, molesto por la exigencia hacia su plantilla, reconoce haber pasado «la semana más dura»

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Quienes conocen a Paco Herrera son conscientes del carrusel de emociones que el técnico del Sporting ha vivido en los últimos cinco días. El pasado lunes, tras la hecatombe ante el Cádiz en El Molinón, el técnico no pudo ocultar en muchos de sus gestos un poso de pesadumbre que ayer, en su análisis previo a la visita a Albacete, había desaparecido por completo. «Ha sido la semana más dura», reconocía con un semblante mucho más calmado. El paso de los días le ha permitido ahuyentar a sus propios nubarrones y encontrar tras ellos su mensaje optimista habitual. «Siempre encuentro el momento para darle la vuelta. Estoy por la pelea y con el único objetivo de ganar en Albacete», avanzó.

La comparecencia del técnico del Sporting sirvió para abrir algunas puertas y cerrar otras muchas. En lo que a la cita de mañana se refiere, Paco Herrera dejó en el aire la posibilidad de probar con un dibujo táctico distinto al de la pasada semana que sirva para contrarrestar las virtudes del Albacete: «Es probable que valore a otro tipo de jugadores por el partido que vamos a encontrarnos, con un juego directo y de pelea por las segundas jugadas».

Más Sporting

Herrera destacó del Albacete que «ha pegado un cambio tremendo para bien con la entrada de Enrique Martín», y valoró su «idea distinta» respecto a la práctica totalidad de conjuntos de Segunda al apostar por una defensa de cinco. La base del planteamiento de Paco Herrera será «fortalecernos un poco más por el centro, que es donde se desarrolla todo el juego». El técnico, no obstante, rehusó pronunciarse sobre si esa modificación afectará a la línea de centrocampistas o a la defensa, con la opción de apostar por tres centrales y dos carrileros.

Una de las previsibles novedades en la convocatoria es Nacho Méndez ante las bajas que asolan el centro del campo rojiblanco. Herrera explicó que «la obligación me hace pensar en él». El pasado fin de semana, el técnico aseguró que la mala dinámica del equipo en las últimas jornadas no invitaba a apostar por el joven canterano. Ayer, Herrera matizó sus palabras: «A lo que me refiero es a que hay partidos que no se ajustan a lo que necesita para ir entrando. Este puede ser uno de ellos». El entrenador rojiblanco, no obstante jugó al despiste respecto a la figura del luanquín al asegurar a renglón seguido que en la cita de mañana «puede haber un momento en el que la intensidad afloje y necesitemos a alguien menos físico que sepa jugar la pelota».

Otro de los nombres propios de la semana ha sido el de Scepovic. Herrera mantuvo una seria conversación con el serbio en el entrenamiento del jueves en el que le reclamó que no se cayera tanto dentro del área. Su participación frente al Albacete queda en el aire, a tenor de las palabras del técnico, que volvió a remarcar la previsible dureza del partido: «El que corrija eso me hace valorar que pueda jugar o que no pueda jugar».

Al margen de la cita de mañana, Paco Herrera analizó el extraño clima que rodea al equipo en las últimas semanas de malos resultados. «Está todo sobredimensionado, lamentó el técnico. «Para mí es una pequeña barbaridad el daño que nos estamos haciendo. Con haber ganado el domingo estaríamos segundos, pero no sé si era suficiente eso», explicó el técnico, visiblemente sorprendido por la exigencia hacia su plantel.

Herrera, que en su presentación calificó al Sporting como el equipo a batir en Segunda, aseguró haber cambiado su percepción de la categoría con el paso de las jornadas. «Los demás equipos son mejores de lo que pensaba, a excepción de Osasuna, que siempre dije que era el mejor equipo y que, por cierto, perdió en casa el otro día».

Herrera, por último, no pasó por alto el recelo de buena parte del sportinguismo por la ausencia de canteranos en el equipo. «A quien más le preocupa es a mí», aseguró el entrenador antes de recordar que durante su etapa en Las Palmas llegó a jugar con once canarios. «Lo hice porque estaba convencido de lo que hacía. ¿Cuántos de la cantera están jugando en el filial? ¿Cuatro? ¿Cinco? Ya tengo conmigo a Nacho, a Pedro y a Dani, y en los que yo pienso son gente como Bertín o Cayarga. Abajo tampoco es todo tan cantera», concluyó el técnico rojiblanco.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos