Sporting

Sporting | «La plantilla se nos queda corta»

Paco Herrera da instrucciones, ayer, a sus jugadores sobre el terreno de juego número dos de Mareo. / DAMIÁN ARIENZA

Paco Herrera muestra su preocupación por la escasez de efectivos en algunas posiciones | «Sería importante que cuanto antes empiecen a aparecer jugadores», solicita el técnico catalán

ANDRÉS MAESEGIJÓN.

Paco Herrera aseguró el día de su presentación que era un entrenador al que le gustaba contar con plantillas cortas. Lo que probablemente no pensó entonces el técnico catalán era que, a poco más de tres semanas para el inicio de la temporada, el equipo rojiblanco mostrara las carencias que arrastra aún a día de hoy.

El titular del banquillo del Sporting no es un hombre que muestra su pensamientos. Al menos a primera vista. Ayer, con paso firme y sonriente, Herrera accedió a una sala de prensa en Mareo más poblada de lo normal. «Mucha gente hay hoy aquí», bromeó el preparador. No fue para menos. Sus sinceras palabras posteriores hicieron una radiografía perfecta del estado en el que se encuentra el plantel gijonés. Una vez más, el análisis del catalán no defraudó.

«La plantilla se nos queda corta». Fue su primer mensaje. Tajante. Sin rodeos. Herrera se encuentra preocupado, pero, aún así, se muestra cauto en su discurso porque no quiere presiones añadidas. Con su habitual tono calmado, continuó expresando su inquietud. «Sería importante que empiecen a aparecer jugadores», dijo. Sus deseos, al menos parcialmente, se cumplieron minutos más tarde cuando desde las oficinas se confirmó la incorporación de Rubén García. Pero no parece suficiente.

Lo idóneo para Herrera es que «llegue un extremo más, para abrir el campo, dos centrales y, dependiendo de los jugadores del filial, un centrocampista». Pero esta última posición es la que menos urge al míster porque, recalcó, «seguimos con problemas en el centro de la defensa».

Mientras, en las oficinas del club, un piso más arriba de donde compartía unos minutos el entrenador con los medios de comunicación, el director deportivo, Miguel Torrecilla, cerraba la cesión de Rubén García. Herrera no quiso hacer saltar las alarmas e insistió en su discurso: «No quiero meter presión a mi gente porque sé de las dificultades que tiene fichar para ciertas posiciones».

Más noticias

El catalán atraviesa por un momento de reflexión. «He observado algo que me está haciendo reaccionar», señaló antes de desvelar que «la temporada pasada ha hecho mucho daño al grupo». La explicación del preparador es que «hay jugadores que han perdido su confianza». Y puso un ejemplo: Víctor Rodríguez. «Era un jugador clave para mí que no soportó la presión».

El exjugador del Sporting no fue el único nombre propio que salió de la boca de Herrera. Los recién llegados también tuvieron su momento. De Bergantiños admitió que «es un jugador diesel al que le está costando coger el ritmo», algo que le hizo reconocer que «yo también era así». Y sonrió. También soltó una carcajada cuando se refirió a Borja Viguera, al que le pide que «mire para adelante». «Siempre está jugando para atrás y al final va a terminar jugando a las cartas con el portero», bromeó el técnico. El punto positivo lo puso con Stefan Scepovic, del que aseguró que «si no está en la versión que mostró cuando jugó aquí, está muy cerca». El serbio está comprometido con el proyecto y su trabajo convence.

Por las palabras de Herrera hay mucho trabajo que realizar en Mareo. El del técnico será, entre otros, el de «convertir a este equipo en ganador». «No voy a permitir que nadie se me caiga», hizo hincapié Paco Herrera.

Fotos

Vídeos