El primer gran dilema de Herrera

Diego Mariño, en primer plano, se ejercita ante la atenta mirada de Dani Martín y Óscar Whalley en el entrenamiento a puerta cerrada de ayer en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA
Diego Mariño, en primer plano, se ejercita ante la atenta mirada de Dani Martín y Óscar Whalley en el entrenamiento a puerta cerrada de ayer en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA

El guardameta gallego ha superado sus problemas en el cuádriceps derecho y ya trabaja al mismo ritmo que sus compañerosMariño, Whalley y Dani Martín pugnan por defender la portería del Sporting ante el Lorca

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Quedaban diez minutos para el final del partido ante el Oviedo. El Sporting ganaba 1-0 cuando Linares y Mariño se encontraron en el área pequeña. El delantero golpeó al portero cuando éste saltó a por el balón, un choque que terminó con el gallego por los suelos. La contusión que sufrió en el cuádriceps de su pierna derecha le ha obligado a estar alejado de los terrenos de juego durante once días.

La semana y media en la que Paco Herrera no pudo contar con el teórico portero titular ha dado para mucho. Concretamente para que el Sporting se encontrara dos veces con el Numancia en su camino. Dos partidos en los que alineó a Whalley y Dani Martín, que debutó así en partido oficial con el cuadro gijonés.

Óscar Whalley aterrizó en Gijón la pasada temporada procedente del Zaragoza. Lo hizo por expresa petición de Abelardo Fernández. El entrenador asturiano solicitó un tercer meta para completar la portería con Iván Cuéllar y Diego Mariño, en previsión de que pudiera surgir un imprevisto en los desplazamientos. El papel del aragonés estuvo en un tercer plano porque no disputó ningún minuto ni en la Liga ni en la Copa del Rey.

Whalley es el portero que menos opciones tiene para ser titular ante el Lorca

Su ocasión llegó en la quinta jornada de la presente temporada, coincidiendo con la visita a Los Pajaritos. El encuentro terminó con una goleada en la que la labor del meta aragonés fue cuestionada, ya que se considera que pudo hacer algo más en el segundo gol soriano.

Muy diferente fue el estreno de Dani Martín. Ante el mismo rival, pero con distinto escenario, el canterano brilló en una tarde gris. La imagen del equipo no fue buena. La eliminación en la competición del KO evidenció el mal encuentro de los rojiblancos que se decidió en los penaltis. Pero la despedida de la afición al equipo no fue con una bronca, sino con cánticos hacia el meta.

Doce horas después del brillante debut de Dani Martín, Mariño hizo acto de presencia en la sesión que tenía programada Paco Herrera en Mareo. El portero acortó los plazos y prefirió trabajar junto a Diego Tuero. Una primera señal de que el gallego estaba dispuesto a darlo todo para estar disponible para mañana.

El Molinón volvió a abrir sus puertas ayer. Lo hizo para albergar un entrenamiento a puerta cerrada en la que Mariño estuvo presente de principio a fin. Sin excusas, sin dolores en el cuádriceps que le impidieran ejercitarse con normalidad. El guardameta vuelve a estar a disposición de Paco Herrera y oposita de nuevo a la titularidad.

Un descarte

El primer gran dilema llama a la puerta del despacho del entrenador del Sporting. ¿Qué portero será titular ante el Lorca? Es la pregunta que centra la actualidad rojiblanca. La respuesta la tiene Herrera, que podría despejar las dudas esta misma mañana al término del último ensayo de la semana. Si no convoca a todos los disponibles, uno de los tres guardametas se quedará fuera de la lista que se dará a conocer al mediodía.

La principal duda es saber si Dani Martín se ha ganado, a ojos del técnico catalán, la titularidad por delante de Diego Mariño. La opción de Whalley de formar parte de la alineación elegida por Herrera es poco probable porque entre el guardameta gallego y el aragonés, el preparador ya mostró su elección. Mariño se ganó el puesto durante la pretemporada y no lo soltó hasta que los problemas musculares en su pierna derecha le impidieron jugar ante el Numancia.

El exportero del Levante cuajó buenas actuaciones en el inicio liguero. Además, entró en la historia del Sporting al ser el primer meta que no encajaba un solo gol en las tres primeras jornadas de la competición doméstica. Un hecho que Herrera podría tener muy en cuenta como la seguridad que mostró ante el Alcorcón, Lugo y Nástic. Una trayectoria que le permite, a día de hoy, ser junto a Casto (Alcorcón) el portero menos goleado de la categoría a pesar de perderse un partido.

La única piedra en el camino que puede encontrar Mariño en su regreso a la portería es Dani Martín, avalado por el brillante partido que realizó en su puesta de largo en El Molinón. En el caso de que Herrera se decante por el gallego, parece que Dani Martín no entrará en la lista de convocados.

El motivo no es otros que el encuentro que enfrentará al Sporting B el domingo ante el Izarra. Si algo tiene claro el cuerpo técnico rojiblanco es que la proyección del canterano no puede quedar cortada por falta de minutos de competición. Si estos no llegan en Segunda, lo harán en la categoría de bronce del fútbol español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos