«Tenemos un problema de ansiedad claro»

Paco Herrera, dando instrucciones a sus futbolistas durante el partido. / ARNALDO GARCÍA

Herrera reconoce que «me voy contento a ratos», aunque insiste en que «el equipo va a estar arriba y lo hará mejor, pero tiene que saber sufrir»

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Resoplaba Paco Herrera mientras se acomodaba en la sala de prensa de El Molinón. El técnico rojiblanco reconocía que en los últimos minutos del partido ante el Lorca había encontrado un hándicap con el que no contaba: la dificultad para comunicarse con sus jugadores. «Pasamos a una defensa de cinco, con tres hombres por dentro, y buscábamos que los laterales apretaran. Isma (López) ya lo hacía, pero Jordi (Calavera) no me oía y la información que yo transmitía a los que tenía cerca no se la hacían llegar a la otra banda. He corrido tanto como ellos», explicó el entrenador rojiblanco.

Lo cierto es que a Herrera no se le vio cómodo en la zona técnica durante varias fases del partido. Al término del choque, el catalán lamentaba que su equipo no hubiera encontrado una mayor continuidad en su juego. «Me voy contento a ratos, porque veo tantas cosas buenas por venir que me repatea esa inseguridad que mostramos a veces», lamentó. También reconoció el buen encuentro despachado por el Lorca, del que destacó su «su juego entre líneas», aunque quiso realzar la labor del Sporting en su peor versión de la temporada. «Hemos marcado dos goles en fuera de juego, hemos fallado un penalti y hemos tenido cinco o seis ocasiones claras dentro de todo eso», afirmó Herrera, quien destacó también que «es el primer partido, junto con el del Nástic, en el que en cinco o seis pases nos hemos puesto en situación de gol».

No tardó el técnico en identificar la que, en su opinión, es la causa de la floja imagen ofrecida por el Sporting en los dos últimos partidos de liga. «Tenemos un problema de ansiedad muy grande; eso nos genera situaciones que no son normales», resumió. Herrera, además, lamentó que su equipo se equivoque en ataque «más de lo que yo creo que debe hacerlo». La receta, para el preparador, está clara: «La única manera de dar la vuelta a eso es ganar con sufrimiento, porque no podemos hacerlo de otra manera». Tras reconocer el buen partido del Lorca y la gris actuación en varias fases de los suyos, Paco Herrera quiso realzar la trayectoria de su equipo en el inicio de la temporada. «Con todas esas situaciones que hemos hablado, acabo de mirar y estamos primeros. Son seis partidos y solo hemos perdido uno», valoró el preparador catalán.

La afición expresó su disconformidad con el juego del Sporting tras varias acciones. En ese sentido, el entrenador señaló que entendía los pitos de la afición, y esperaba que sirvieran a sus jugadores como motivación para revertir los malos momentos: «Ahí está el gran éxito. Cuando pasan este tipo de cosas y eres capaz de darles la vuelta. Eso es lo que nos falta a nosotros: ser atrevidos, no tener miedo a perder lo ganado».

Charla al descanso

Al descanso, Herrera trasmitió a sus jugadores un mensaje muy claro. «Les dije que actuaran como si aún fuéramos empatados a cero, que había que seguir apretando hacia arriba, pero luego el Lorca empezó a sacar hombres arriba y nos obligó a buscar soluciones a medida que nos ponían en dificultades», observó para analizar el paso atrás dado por su equipo en la recta final del encuentro, en la que los rojiblancos apenas inquietaron la portería del conjunto murciano.

Cuando el árbitro señaló el penalti sobre Stefan se vivió un momento de confusión a la hora de decidir el lanzador. El serbio, Carmona y Santos debatieron sobre el encargado de ejecutarlo, aunque finalmente fue el balear quien asumió la responsabilidad. «Yo les dije que pusieran ellos el orden; que tire uno u otro lo deciden ellos por su estado de ánimo», desveló Paco Herrera. También explicó el entrenador sus motivos para devolver la titularidad a Diego Mariño en detrimento de Dani Martín: «Me parecía justo. Ha jugado cuatro partidos y solo había encajado un gol. Ya dije que tomara la decisión que tomara me iba a equivocar. Seguramente he sido injusto con Dani y con Whalley, pero ninguna solución era fácil».

Herrera también descartó que a su equipo le pese la presión por jugar en El Molinón, aunque sí reconoció que aún se encuentra en fase de aclimatación a la categoría. «Puede que a alguno se le haya pasado que aquí hay que correr y que hay equipos que juegan muy bien, como el Lorca. Cuando no tienes la pelota hay que dar el callo», subrayó el entrenador del Sporting, quien explicó que la gran diferencia con la Primera División es que «aquí no hay espacios si te equivocas y van a por ti». El entrenador no ocultó que su equipo «viene con taras que hay que quitar poco a poco, pero que se quitarán», y se mostró convencido de que el conjunto rojiblanco «estará arriba y lo hará mucho mejor, pero tiene que saber sufrir esta categoría porque se nos ha olvidado un poco».

Por último, Paco Herrera mostró su esperanza de nuevo en que el Sporting mostrará en pocas jornadas la versión que espera de él. «Creo que tardaremos poco. No vamos a ser un equipo maravilloso que gana todo y hace todo bien, pero sí que controla más las situaciones y que hace que el partido tenga otro formato. Hoy -por ayer- acabamos pidiendo casi la hora, pero este equipo es bueno y estos jugadores son buenos», concluyó el entrenador rojiblanco.

Fotos

Vídeos