El pulso de los maestros

Herrera y Enrique Martín, que se cruzan el domingo, son los técnicos más veteranos en Segunda | Entre los dos sobrepasan los mil partidos desde que comenzaran a entrenar en Segunda B Herrera y Enrique Martín, que se cruzan el domingo, son los técnicos más veteranos de Segunda

JAVIER BARRIOGIJÓN.

No hay nadie en Segunda División que haya observado tanto pelotazo desde el banquillo como Paco Herrera y Enrique Martín Monreal, cabezas de cartel este domingo de un pulso de maestros (Carlos Belmonte, 20 horas). Y no es para menos. Cuando el entrenador del Sporting arrancó su carrera en Badajoz, en febrero de 1992, el cineasta estadounidense Oliver Stone promocionaba en Madrid a bombo y platillo el filme 'JFK', mientras que el desaparecido Jesús Gil anunciaba el proceso de extinción de las categorías inferiores del Atlético. Dos fotografías decoloradas por el tiempo. Igual que las que ilustran los comienzos del navarro, que dirigió su primer partido con Osasuna el 2 de enero de 1994, cuando Mario Conde copaba los titulares del día por su caída en desgracia, destituido como director del Banco de España, con Felipe González buscando sucesor en el PSOE en otra esquina del momento.

No es extraño, en ese sentido, que entre los dos sobrepasen con generosidad el umbral de los mil partidos en competición regular, con 503 para el entrenador del Sporting y 585 para el preparador de Campanas, especialista en situaciones límite y al que el Albacete envió hace semanas un SOS para arrimarle a su causa de lucha por la permanencia en la categoría. Peina más canas, eso sí, Paco Herrera, que con 63 años es el técnico más veterano de la División de Plata y también de Primera. Aunque tampoco se queda corto Martín Monreal, luciendo 61 tacos en su DNI que le convierten en el segundo entrenador con mayor edad en Segunda División. Todo un duelo de veteranos.

La estadística delata que se conocen con detalle. Sus caminos han discurrido de forma casi paralela durante todo ese tiempo, estableciéndose una pequeña rivalidad futbolística entre estos dos profesionales, favorable por el momento al barcelonés, que ha celebrado más en líneas generales -cuenta con tres ascensos, por uno de Enrique Martín, y suma cuatro victorias más en competición- y en sus enfrentamientos directos: cinco victorias, tres empates y dos derrotas.

Toda ese caudal de experiencia fluirá este domingo en el Carlos Belmonte, en una jornada futbolística delicada entre dos contendientes que persiguen objetivos distintos, pero que comparecen a la pelea con dinámicas bien diferentes y que no justifican las naturalezas de sus proyectos. No lo tendrá fácil Paco Herrera para sortear el muro de contención que ha levantado allí Enrique Martín, que desde su llegada solo ha hincado la rodilla en su añorada Pamplona, para ganar solvencia y coger aire en la clasificación, alcanzando su mayor pico hasta ahora.

Dos victorias y cuatro empates ha enlazado el Albacete en el mismo tramo en el que se ha desinflado el Sporting, atascado y vulgarizado, con una versión muy raquítica de algunos de sus futbolistas, especialmente en los dos últimos partidos. Porque el desteñido conjunto rojiblanco, ansioso por volver a festejar de tres y por despojarse de esa sensación de desahucio que experimenta en competición sin Sergio, viajará a Albacete con rostro de preocupación, desgastado y castigado por un ejercicio negativo del que tiene que escapar: dos derrotas, tres empates y una sola victoria. Un aviso para navegantes de la realidad que impone esta categoría.

La Segunda de este año ya le olía a cuerno quemado en septiembre a Enrique Martín Monreal, con el Sporting disparado en la clasificación y a las puertas de visitar Pamplona, que se zamparía a un tibio equipo, un coloso reducido a 'tirillas'. «Herrera es un gran tipo y con una experiencia brutal. Subió con el Celta y Las Palmas. Me parece una gran persona y un gran técnico. En Gijón están haciendo las cosas bien, pero que la gente no piense que en diciembre van a subir», anticipó premonitorio en una entrevista con EL COMERCIO, antes de mandar un mensaje al ambiente: «Si la gente está esperando que cada encuentro sea vistoso, bonito y que el Sporting ganará fácil, está equivocada. La experiencia me dice que el equipo que sea mentalmente fuerte y aguante las embestidas estará ahí».

Al equipo de Herrera, que se mantiene de pie, pese al temporal, y que ha manifestado su intención de dar guerra frente a su primera gran crisis, las embestidas le han magullado en el último mes y medio de competición. «Esto es como una carrera de maratón. Se trata de tomar aire y pensar en qué nos estamos equivocando», verbalizó el lunes Javier Fernández, presidente del Sporting, quien manifestó su apoyo y confianza en la trayectoria profesional de un técnico que, salvo en el caso de Enrique Martín, no tiene parangón ahora mismo en Segunda División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos