Sporting

Sporting | Rubén Baraja: «Quiero un equipo sólido, intenso y ambicioso que dé un paso adelante»

Rubén Baraja, durante su comparecencia en la sala de prensa en El Molinón. /ARNALDO GARCÍA
Rubén Baraja, durante su comparecencia en la sala de prensa en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA

El entrenador rojiblanco pretende que «los jugadores con experiencia en el club lleven la voz cantante» | «¿Los canteranos? Si tienen que jugar, lo harán con mi total confianza», asegura el técnico

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

La primera sesión de Rubén Baraja como técnico del Sporting en El Molinón se llevó a cabo a puerta cerrada. Sin testigos. El preparador vallisoletano quiso seguir conociendo a sus jugadores sobre el terreno de juego a solas. A las diez y media de la mañana, el cuadro rojiblanco saltó al verde del estadio para completar un ensayo en el que la presencia de Álex Bergantiños fue la gran novedad. Tras noventa minutos de trabajo, el preparador, antes de acudir a la sala de prensa, se duchó y cambió el chandal por un pantalón y un jersey gris y una camisa blanca.

Faltaba un cuarto de hora para la una de la tarde cuando finalmente se abrió la puerta. Tras ella, Rubén Baraja. Al igual que el día de su presentación, el míster se mostró tranquilo. Con las ideas claras. Contundente. «Quiero un equipo sólido, intenso y ambicioso que dé un paso adelante», aseguró el vallisoletano ante la inminente visita del Tenerife.

'Pipo', mote con el que se le conoce en el mundo del fútbol, evitó, eso sí, hablar de nombres propios. Y eso que se le preguntó por hombres como Bergantiños y Stefan Scepovic. De lo poco que se refirió a ellos, se le escuchó decir, primero, que esperará por el centrocampista hasta el último momento y, segundo, que «intentaremos meter a Stefan en la dinámica y que tenga un papel protagonista». Aunque también puntualizó que «lo mismo puedo decir de Viguera, Santos, Carlos Castro e incluso Pablo Pérez, que también puede jugar arriba».

Más Sporting

Rubén Baraja es un entrenador al que no le gusta olvidarse de sus hombres de confianza. A Gijón llegó con José Ramón Rodríguez, como segundo entrenador, y con Manuel Poblaciones, como preparador físico. El exfutbolista del Valencia hace referencia en todo momento al «trabajo del cuerpo técnico». Iguala así su trabajo al de sus ayudantes. Entre los planes del preparador para intentar revertir la situación está, afirmó, buscar un «cambio de chip que se vea ante el Tenerife», explicó.

El método para lograr dicho giro en el Sporting se encuentra en la manera de tratar al grupo: «Quiero que el equipo enganche a la gente, que transmita, que salga con buena energía. Y eso se consigue con mensajes positivos y ambiciosos. Así conseguiremos una comunión con nuestra afición».

Líderes en el vestuario

El nuevo cuerpo técnico no solo quiere que la 'Mareona' vuelva a disfrutar con el Sporting, sino que también busca un cambio en el vestuario. «Hay gente con experiencia en la categoría y en el club que tienen que llevar la voz cantante», hizo hincapié el preparador. En realidad, Baraja busca un hombre que sea su vivo reflejo cuando lideraba al Valencia. «Soy una persona que tiene una idea clara. Quiero transmitir lo que sentí como jugador», afirmó el nuevo entrenador rojiblanco, que espera volver a hacer de El Molinón un fortín.

En cuanto a la cantera, Baraja se mostró cauto. El vallisoletano es consciente de la importancia que tiene Mareo tanto en el club como en la ciudad. Todo hace indicar que Montoro, Juan Rodríguez y Nacho Méndez entren hoy en la convocatoria (se quedaron ayer fuera de la lista del filial). Sobre este último, el preparador señaló que «viene con posibilidades de poder estar en el once inicial». Del resto de canteranos, 'Pipo' añadió que «si tienen que jugar lo harán con mi total confianza». Todo dependerá de qué jugadores estarán disponibles para mañana.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos