«Quiero seguir creciendo en lo más alto»

Iván Cuéllar se seca las lágrimas en su despedida como jugador del Sporting en El Molinón.
Iván Cuéllar se seca las lágrimas en su despedida como jugador del Sporting en El Molinón. / PABLO ROCES

«La decisión de abandonar el Sporting es únicamente profesional. En ningún lado voy a estar mejor que aquí», reconoce Iván Cuéllar en su despedida de Gijón

A. MAESE GIJÓN.

No pudo contener la emoción. No era para menos. Iván Cuéllar deja atrás nueve años de su vida profesional en Gijón. «Aquí lo dejo todo», aseguró antes de romper a llorar en la sala de prensa de El Molinón, abierta para la ocasión. «Va a ser muy complicado para mí porque no quiero que sea una despedida. Es un hasta luego», subrayó el guardameta, que pone rumbo al Leganés tras rescindir su contrato con el Sporting.

Casi una década después de que aterrizara en Gijón procedente del Eibar, Iván Cuéllar abandona el Sporting para, explicó, «seguir creciendo en lo más alto». El extremeño no se escondió y explicó los motivos que le han llevado a cerrar su etapa como rojiblanco: «La decisión es únicamente profesional. En ningún lado voy a estar mejor que aquí». El guardameta ha tocado techo en el Sporting. Al menos así lo insistió después de haber rubricado un contrato con el Leganés para las dos próximas campañas. «He crecido hasta el máximo como portero. De ahí, mi decisión», apuntó entre lágrimas.

'Pichu' quiso que sus últimas palabras en Gijón fueran de agradecimiento. No quiso olvidarse de nadie. Desde todos los empleados del club hasta los entrenadores que, hizo hincapié, «me hicieron ser lo que soy hoy en día». Especial mención tuvo para Manuel Vega-Arango y Alfredo García Amado, de quien dijo que «fue la persona que prolongó mis contratos en el Sporting hasta llegar a cumplir nueve años aquí».

Si hay que hablar de una parada para el recuerdo, esa es la de Valladolid en la penúltima jornada de la temporada 2008-2009 -«por lo simbólica que fue»-. Su mano a Cannobio salvó al Sporting del descenso y tardará en ser olvidada. Aunque el emeritense admitió que para él «cualquier parada es importante porque es consecuencia del trabajo de mucha gente que está por detrás».

Tuvo palabras también para la afición. «Son los que sustentan a muchas familias y a los trabajadores que vivimos del fútbol. Espero que sigan como hasta ahora porque son muy importantes para el club», dijo.

Iván Cuéllar se va y lo hace «con la cabeza bien alta porque lo he dado todo en todos los ámbitos». El extremeño admitió que «se me va a hacer muy difícil levantarme y no ir a Mareo cada mañana» y aseguró que su esfuerzo en los terrenos de juego le han llevado a «hacer historia en un club como el Sporting».

No quiso abandonar El Molinón por última vez sin recalcar sus sentimientos hacia el club: «Soy socio del Sporting y nunca dejaré de serlo porque me siento sportinguista». Los aplausos fueron también los protagonistas cuando el portero puso punto y final a sus palabras, que siguieron de cerca su ya excompañeros Alberto Lora y Carlos Castro. Los dos futbolistas no quisieron perder la ocasión de despedir a su amigo y capitán.

Fotos

Vídeos