«Recomendaría fichar a Santos si subimos y sigo», anuncia Herrera

Paco Herrera, junto a Ángel Rodríguez, en la última sesión. /  A. GARCÍA
Paco Herrera, junto a Ángel Rodríguez, en la última sesión. / A. GARCÍA

«Se va acercando la posibilidad de fichar uno o dos jugadores en el mercado de invierno, pero antes prefiero mirar lo de casa», concede el técnico

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Con el Sporting en su momento más creciente, a tiro de piedra de Reus, Paco Herrera ofreció un análisis global de la andadura de su proyecto, bajando al detalle con la situación de algunos futbolistas. Uno, Stefan, descabalgado en los tres últimos encuentros del once y con el que el técnico reconoció haber mantenido un encuentro reciente. Otro, el uruguayo Michael Santos, que corre veloz en sentido contrario al desinfle del serbio. Con una candidatura firme al '9', cincelada con dos goles en las dos últimas citas.

Cayó sobre la mesa primero Stefan, cuya estabilidad futbolística se ha tornado en un papel secundario dentro de la cartelera. «Los dos hemos hablado un poco porque es normal que él tenga información de lo que pienso. Si no la tiene y no hablo con un jugador que puede tener dudas, nunca sabrá dónde está», confirmó Herrera. «Le he dado mi idea de hacia dónde tenemos que ir. Stefan es un buen profesional y una grandísima persona», sostuvo.

De la charla con el serbio saltó a Santos, rápido de movimientos para rentabilizar la oportunidad de aparcar de forma indefinida en el '9', coronado ya como el máximo goleador del Sporting con cuatro tantos. A préstamo por el Málaga, que retiró de la operación la opción de compra que se pretendía incluir en Gijón, aunque la puerta quedó entreabierta con el compromiso de una futura charla, se le preguntó a Herrera si recomendaría al club pelear por esa cláusula. No tuvo reparos en responder el técnico, quien replicó de forma afirmativa. «Como jugador, sí, porque no me ofrece dudas», dijo, ampliando que «en el supuesto de que subiéramos y yo estuviera aquí, le recomendaría». Y terminó concluyendo que «es un jugador que, sobre todo ahora, está demostrando que es de Primera».

En términos de mercado se expresó a la hora de valorar la presencia del mediocentro juvenil José Gragera en el último entrenamiento de la semana, deslizando que por su cabeza pasa retocar el proyecto con alguna incorporación, posiblemente de un extremo. «Se va acercando la posibilidad de fichar uno o dos jugadores en el mercado de invierno, pero antes prefiero mirar lo de casa», atajó.

Un grupo fácil de gestionar

Clarificadas estas cuestiones y alguna más -«Isma López es una alternativa validísima para el extremo», dijo-, Herrera manifestó su satisfacción por el grupo formado, que encaja con profesionalismo sus decisiones. «Para mí la gestión está siendo fácil porque es un equipo que se entiende bien, con buenos compañeros. Está siendo más fácil de lo que esperaba», redundó. Y, amplió, «este es un equipo muy profesional y cuando uno se queda fuera lo entiende; estoy tranquilo y feliz porque creo que por ahí no se puede romper el equipo».

Un par de cuestiones más adelante echó un vistazo a la clasificación, que comienza a estirarse por las alturas, aunque consideró que la competición todavía está en una fase de tanteo y que es pronto para valoraciones. «Hasta que no termine la primera vuelta y todos se enfrenten a todos, será difícil que esos ocho primeros equipos empiecen a distanciarse. No me atrevo a decir por dónde va a salir esto», remató el técnico.

Del Reus, confirmado como el equipo de los empates, destacó su línea continuista y su capacidad para esquivar golpes. «No me sorprende porque ya jugué contra él la temporada pasada y fue el equipo que menos goles concedió de la categoría, con 29, que es una barbaridad. Es un equipo muy serio, ordenado, que juega muy junto y al que es difícil hacer gol», enumeró Herrera, que en el pasado dirigió a Aritz López Garai, su homólogo en el banquillo del Reus, en el Castellón y el Celta. «Para mí fue un gran profesional y un jugador importante, y que haya llegado tan rápido a entrenar me llama positivamente la atención», reconoció el preparador, que no entró a valorar los problemas del exfutbolista en Gijón: «No soy chismoso para ese tipo de cosas; me quedo con la relación que yo he tenido con él porque para mí fue un gran profesional».

Fotos

Vídeos