Sporting | Osasuna pone a prueba el fortín de Baraja

Rubén Baraja, rodeado por sus futbolistas, da indicaciones sobre el terreno de juego en el último entrenamiento de la semana desarrollado ayer en la Escuela de Fútbol de Mareo./ARNALDO GARCÍA
Rubén Baraja, rodeado por sus futbolistas, da indicaciones sobre el terreno de juego en el último entrenamiento de la semana desarrollado ayer en la Escuela de Fútbol de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El técnico vuelve a cambiar el sistema para utilizar su habitual 4-4-2 con Santos y Nano Mesa en la punta de ataque

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Lo mejor para el Sporting después del decepcionante empate en Lorca es que la semana para ellos finaliza hoy. Lo peor es que le toca recibir en casa al mejor equipo a domicilio de toda la categoría junto al Nástic de Tarragona. Osasuna acumula 22 puntos como visitante, uno más que los que ha logrado en Pamplona, y llega a Gijón con la necesidad de ganar para regresar a la zona del 'play off' de ascenso a Primera División.

El cuadro rojillo, con tres exrojiblancos en sus filas -Lillo, David Rodríguez y Miguel de las Cuevas- pondrá a prueba la fiabilidad que el Sporting está ofreciendo como local desde la llegada de Rubén Baraja al banquillo. Con el pucelano en el banquillos, los rojiblancos cuentan todos sus partidos como local por victorias.

Como viene siendo habitual a lo largo de la presente campaña, el sportinguismo se aferra a lo que suceda en El Molinón para seguir creyendo en que el ascenso, allá por el mes de junio, es posible. La semana previa a los encuentros en casa suelen estar marcados por los malos resultados a domicilio. Y estos últimos días no han sido una excepción. Jony continúa dándole vueltas al penalti que falló ante el colista y el resto de la plantilla espera poder lavar la imagen ofrecida hace seis días.

Más Sporting

El conjunto navarro fue el primer rival que puso en jaque al Sporting esta temporada. La primera derrota de los rojiblancos llegó en Soria, pero fue en Pamplona donde Paco Herrera estrenó un discurso que aún sigue presente en el equipo. Tras caer en el Reyno de Navarra (2-0), el técnico catalán sorprendió con sus declaraciones: «No voy a discutir la actitud de mis jugadores porque la tienen, otra cosa es que pretendamos que tengan el mismo vigor que quizá tienen los de Osasuna». Una vuelta después, el Sporting sigue en busca de un estilo que le defina lejos de casa y que le permita recuperar el tiempo y los puntos perdidos.

Hasta ahora, los hombres de Rubén Baraja han mostrado la mejor versión ante su afición. Velocidad y profundidad por las bandas y acierto en los últimos metros son las principales características de un equipo que ha resucitado en Gijón desde que el 'Pipo' sustituyó a Paco Herrera.

El vallisoletano buscará el juego por la bandas para sorprender al rival con Jony en la izquierda y Carmona en la derecha. El mallorquín regresa al grupo después de haber cumplido un partido de sanción por acumulación de tarjetas. Baraja y su Sporting tendrán que demostrar que el discurso de que el equipo está a tiempo de todo sigue en pie y no continúa tambaleándose como ocurre cada vez que se enfrentan a un rival fuera de la ciudad.

Replanteamiento de sistema

El Sporting llega a la cita después de que el cambio en el dibujo táctico de Baraja en Lorca fracasara. El trivote en el centro del campo volverá a dejar paso al 4-4-2 con Santos y Nano Mesa en la punta de ataque. Esquema con el que los gijoneses se han mostrado más fiables.

Los dos puntas se encuentran en perfectas condiciones después de arrastrar molestias durante la semana. Nano, que se retiró a la media hora de juego en Lorca, se ha recuperado del esguince en su tobillo izquierdo y ayer completó con normalidad el último entrenamiento.

Por su parte, Santos también se ejercitó con normalidad, pese a que los dolores en la zona del psoas no le permite trabajar con total normalidad. Un problema que le acompaña desde hace un mes y cuya total recuperación solicita de un descanso que podría llegarle el próximo fin de semana ante el Sevilla Atlético. El uruguayo regresará a la posición donde más le gusta participar. El experimento de Herrera de situarlo en la banda izquierda no funcionó y el de Baraja de desplazarlo a la zona derecha, tampoco.

La principal duda de la alineación de Baraja está en el centro del campo. Pese a que todo apunta a que Sergio y Bergantiños serán los encargados de aportar equilibrio al equipo, Hernán Santana tiene opciones de participar en la medular siempre que el técnico apueste por un equipo con mayor creación y menos destrucción.

Canella, Barba, Álex Pérez y Calavera serán los cuatro defensas que actuarán por delante de Diego Mariño para intentar sumar la sexta victoria consecutiva en El Molinón. La convocatoria de Rubén Baraja no se conocerá hasta unas horas antes del comienzo del choque porque ha citado a todos los disponibles, como suele hacer en los partidos de casa. Tan solo Lora es la única ausencia que tiene el cuerpo técnico por lesión.

El de Móstoles verá desde la grada un encuentro cuya importancia en vital para los intereses rojiblancos. El fortín de El Molinón debe de resistir ante un rival directo como Osasuna. Ganar en casa resulta obligatorio para situarse entre los mejores de la categoría.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos