Rubén Baraja: «Con el cambio de entrenador, no sabemos qué nos vamos a encontrar»

Rubén Baraja: «Con el cambio de entrenador, no sabemos qué nos vamos a encontrar»

«Vamos a enfrentarnos a unos jugadores con un punto de motivación extra seguro», advierte sobre el once rival

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

La mayor preocupación que expresó ayer Rubén Baraja, por encima de las dudas que manifiesta su bando, se localizó en el enorme interrogante que planea esta semana sobre el Valladolid. La llegada de Sergio González, sustituto del despedido Luis César Sampedro, insinúa cambios y renovación en el libro de estilo del proyecto pucelano. Muy probablemente recibirá mañana en Zorrilla un equipo más recogido. Menos osado y concesivo. «Verá que en este partido tiene una gran oportunidad de reengancharse al 'play off'», apreció de inicio.

«Hay un cambio de entrenador en el banquillo y nos vamos a enfrentar a jugadores con un punto de motivación extra seguro. Siempre que pasa algo así se genera una gran energía», observó Baraja, confesando que «no sabemos qué nos vamos a encontrar». Con este panorama, el trabajo de la semana no ha podido ser tan selectivo y concreto. De su boceto de Sergio González, no obstante, rescató que «es un entrenador joven, con buenas ideas y que ha entrenado en Primera, pese a su juventud». Prosiguió especificando que «casi siempre ha utilizado un 4-4-2, pero en este tiempo igual ha evolucionado en ese sentido». Y concluyó: «Nos hemos centrado en incidir en detalles y cosas para tener soluciones y versatilidad en cuanto a lo que puede pasar en el partido».

Más allá del nuevo entrenador, agregó Baraja, están los datos estadísticos que anuncian al Valladolid como uno de los anfitriones más potentes, con doce victorias en Zorrilla -el segundo registro más alto tras el del Sporting en El Molinón- y 37 goles a favor. Nadie celebra tanto en su campo. «Es un equipo muy fuerte y difícil en su casa. Sabemos de la dificultad, pero tenemos que preparar el partido para ganar», repitió.

El peligro de Mata

En ese surtido de virtudes que presenta el Valladolid, undécimo clasificado, emerge con fuerza Jaime Mata. Máximo goleador de Segunda con 26 goles. «Es un buen jugador y está haciendo una gran temporada. Es el que finaliza todo el juego de ataque del Valladolid y tenemos que tratar de controlarlo desde el aspecto colectivo», alertó.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos