Rubén Baraja pasa al contraataque

Rubén Baraja pasa al contraataque
Rubén Baraja, en la vuelta al trabajo del Sporting, con Diego Tuero y Manu Poblaciones. / A. GARCÍA

El técnico se reúne durante más de media hora con sus futbolistas para conjurarse ante el Granada, iniciando la semana a puerta cerrada

J. BARRIO GIJÓN.

Que no era una jornada al uso se vio desde el primer momento. El Sporting abrió la semana cerrando su primer entrenamiento, frente a la tendencia habitual de toda la temporada, recluidos todos los actores del reparto en el número 1 de Mareo para completar una sesión intensa y extensa. Fue ampliada hasta las dos horas -el trabajo se fue más allá de la una de la tarde- sin más testigos que los trabajadores del club, los jugadores y el propio cuerpo técnico.

Antes, Rubén Baraja se reunió con sus futbolistas en el salón de concentraciones, en la primera planta del edificio donde se ubican los vestuarios de Mareo. Allí charlaron largo y tendido después de dos días de desconexión tras el doloroso desenlace del partido disputado en el Heliodoro, en el que el Sporting dejó escapar prácticamente el ascenso directo y se sumergió ya en el 'play off' y sus pormenores.

Durante una generosa media hora, el técnico intercambió impresiones con sus futbolistas, a los que trató de resetear y espolear de cara a la visita del Granada el domingo (El Molinón, 20.30 horas). La posterior reflexión de Jony resultó sintomática sobre el contenido de esa charla. «Estos dos días de descanso nos han venido muy bien. Mantuvimos una charla, nos dijimos todos las cosas a la cara; que es una 'putada' tener algo tan cerca (el ascenso directo) y no poder conseguirlo, pero hay otra vía igual de válida que la anterior, aunque haya que estar peleando dos semanas más», reflexionó el extremo de Cangas del Narcea.

Cambio de registro

Contra el perfil bajo que había adoptado Baraja en sus intervenciones públicas desde su llegada a Gijón, el entrenador ha modulado su discurso con los tres últimos resultados, con una posición más clara y un mensaje más rotundo y menos ambiguo, realzando más su liderazgo. Por otra parte, el domingo cumplirá su segundo partido de sanción ante el Granada, con lo que, salvo sorpresa, volverá a dirigir sobre el terreno al Sporting en el segundo partido de la primera eliminatoria de ascenso.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos