Rubén García: «Nos tenemos que hacer fuertes en casa»

Rubén García realizó carrera continua ayer en Mareo. / ARNALDO GARCÍA
Rubén García realizó carrera continua ayer en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El valenciano destaca que el equipo hizo «un buen partido» el viernes ante el Huesca y agradeció a la afición su aliento durante los noventa minutos

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Solo han hecho falta unas pocas horas para que el vestuario del Sporting pase página tras el agridulce empate del viernes ante el Huesca. Rubén García, uno de los futbolistas rojiblancos más destacados en el duelo ante los de Rubi, valoró la buena imagen ofrecida por su equipo durante la primera parte, aunque reconoció haberse ido «con mal sabor de boca» tras no conseguir sentenciar el choque con un segundo gol que seguramente habría sido definitivo. «En líneas generales hicimos un buen partido, dominando desde el principio y con una presión muy alta que nos sirvió para robar balones arriba y llegar a la otra portería con facilidad», explicó el valenciano.

El buen fútbol desplegado por el Huesca en varias fases del encuentro sorprendió a algunos aficionados del Sporting, aunque no a Rubén García, quien afirmó que «sabíamos que iban a ser un equipo atrevido porque lo teníamos estudiado». Lo que no esperaba el '14' rojiblanco es que los aragoneses «mantuvieran ese ritmo de balón y esa intensidad durante todo el partido». «Hubo quince o veinte minutos en que nos apretaron muy bien y nos penalizaron mucho», lamentó el jugador, que considera «justo» el resultado final.

Lo que aún no había olvidado ayer Rubén García fue su acción en la segunda mitad que pudo suponer el 2-0 para los de Paco Herrera. «Pensé que Castro estaba en fuera de juego. Luego lo vi repetido y vi que se la podía haber pasado», explicó el mediapunta del Sporting.

Pese a no lograr encadenar la tercera victoria consecutiva, Rubén García prefiere quedarse con el lado positivo. «Eran tres partidos en seis días y es complicado sacar los nueve puntos», apuntó. Un aspecto que llamó la atención del valenciano en la noche del viernes fue el apoyo durante los noventa minutos de la grada de El Molinón, para la que tuvo palabras de agradecimiento más allá de las críticas que ha recibido el equipo en algunas fases de la temporada. «La afición está siendo justa con nosotros. No hemos tenido un juego muy bonito hasta ahora, aunque nunca nos falta el esfuerzo y el trabajo», destacó.

El exjugador del Levante cree que la intensidad mostrada por el equipo rojiblanco en los primeros minutos del partido pudo ser clave para conectar con la grada: «Lo notamos. La gente se venía arriba con cualquier esfuerzo y robo arriba, y eso nos da la vida. Para nosotros es primordial porque nos tenemos que hacer fuertes en casa».

En el plano personal, Rubén García reconoce que los tres partidos en una semana le han pasado factura en lo físico. «El viernes cuando hacía esfuerzos me costaba recuperar. A nivel de fatiga mental, estaba genial, pero las piernas al final lo notaron, por eso entendí el cambió», aceptó el atacante del Sporting.

Fotos

Vídeos