«Que mi salida se va a dar está claro, pero no voy a dar cuenta de los movimientos»

Javier Fernández. /A. GARCÍA
Javier Fernández. / A. GARCÍA

Reconoce que fue dolorosa la destitución de Paco Herrera, «pero tampoco podíamos dejarnos llevar por los sentimientos»

J. B. / A. M. GIJÓN.

Hubo varias menciones, con citas a EL COMERCIO, sobre la fecha de su marcha del club. Javier Fernández, que procuró responder a todas las cuestiones, no regateó esta. En el tramo final de la junta reconoció que «que la salida va a existir eso está claro. Es una necesidad para mi familia y para mí y para el consejo, pero no voy a dar cuenta de los movimientos que haya porque eso ya lo hicimos y luego no había nada».

A renglón seguido, el presidente del Sporting matizó su pensamiento y subrayó que «dije que cuando la situación económica esté resuelta pensaré en analizar ofertas, pero eso no significa que sea una venta obligada en cinco o seis meses».

Al término de la junta, Fernández no pudo ocultar su satisfacción por el desarrollo de la misma, alejada de la bronca que había existido en años anteriores. El mandatario rojiblanco agradeció públicamente la actuación de Herrera, que perdonó parte de su contrato para no perjudicar al Sporting. Eso sí, su salida puede tener influencia en margen salarial que la entidad gijonesa tiene en el mercado de invierno para invertir. «Veremos cuánto», deslizó Fernández después de reconocer que la marcha del técnico catalán no estaba prevista tras la derrota en Barcelona. «No pensábamos en la salida pero tampoco podemos dejarnos llevar por los sentimientos», señaló el presidente del Sporting, que abordó la situación en la que quedaría el club en el caso de lograr el ascenso. «Nos permitiría crecer definitivamente», puntualizó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos