Santos aumenta la carga de trabajo

Santos, ayer. / ARNALDO GARCÍA
Santos, ayer. / ARNALDO GARCÍA

El delantero inició la semana al margen del grupo, pero con la sensación de que llegará a tiempo para la cita del sábado

J. B. GIJÓN.

Se le vio pelotear, zigzaguear con el balón, realizar algún control y probarse con algún desplazamiento. Michael Santos se prepara para su regreso. Si bien es cierto que el primer entrenamiento de la semana lo completó al margen del grupo, en la soledad del número 1, la sensación que se transmite en Mareo es que el '7' llegará a tiempo para la cita del sábado en La Romareda. El inicio de la semana ya fue indicativo, aumentando su carga de trabajo en el día, que soportó bien, y esta tendencia se mantendrá en las próximas jornadas.

Al mismo tiempo, Santos, que sufrió durante el partido en Almería una micro-rotura fibrilar en los isquiotibiales derechos que le ha dejado fuera de combate para los cuatro últimos partidos, comenzará a reengancharse al grupo. A partir de ahí, Baraja decidirá si le incluye finalmente en la convocatoria para Zaragoza, aunque todo apunta a que sí lo hará, salvo que sufriera un retroceso en su evolución en estos días que restan para el partido de La Romareda.

La máxima con el delantero, que está como loco por regresar a la competición, ha sido siempre no forzar su regreso, sobre todo después de que se le detectara un edema que demoró un retorno que esta semana parece más cercano. Más allá del estado del uruguayo, Federico Barba se retiró del entrenamiento de ayer por precaución, aunque su concurso para el partido no corre peligro. No fue ni incluido, de hecho, en el parte médico.

Mientras tanto, el canterano Nacho Méndez no se ejercitó con el resto del equipo por el fuerte golpe que recibió en el tobillo en el partido del fin de semana con el filial. El colombiano Juan Quintero, por su parte, sigue en la enfermería por una lesión muscular sin tomar parte en los entrenamientos.

Por otra parte, el equipo regresará esta mañana al trabajo para continuar con la preparación del encuentro del sábado en La Romareda, una cita importantísima en este esprint final de los rojiblancos. La sesión de entrenamiento está prevista para las 10.30 horas en las instalaciones de Mareo. La jornada de trabajo de mañana, por el contrario, romperá con la rutina habitual y se trasladará al césped de El Molinón, a puerta cerrada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos