Sergio forzará para jugar ante el Tenerife

Sergio Álvarez, durante uno de sus últimos entrenamientos con el grupo. /ARNALDO GARCÍA
Sergio Álvarez, durante uno de sus últimos entrenamientos con el grupo. / ARNALDO GARCÍA

El avilesino, sin el que el Sporting no ha sido capaz de ganar este año, acelera los plazos para llegar | Los servicios médicos y el centrocampista, que ya realiza ejercicios con balón, apuntan al domingo si no hay riesgo

JAVIER BARRIO GIJÓN.

En un momento de máxima agitación, con Paco Herrera en el epicentro del temporal, Sergio Álvarez está dispuesto a dar un paso adelante y apurar para ver si llega a tiempo al partido del domingo frente al Tenerife (El Molinón, 18 horas). La empresa no resultará sencilla, pero el capitán quiere estar cuanto antes al servicio del grupo, sobre todo en un encuentro capital para los intereses del equipo y el futuro de Paco Herrera, que todavía se define en los despachos. El centrocampista avilesino, que se recupera de una rotura fibrilar de grado 2 en el gemelo derecho, ya realizó carrera continua el sábado y ejercicios con balón, y en las próximas horas se valorará su estado físico y sus opciones de regresar a la competición antes de 2019.

Lesionado en los últimos ejercicios del calentamiento previo al inicio del encuentro frente al Valladolid, la hoja de ruta que establecieron entonces los médicos fijaba su recuperación en un mínimo de cuatro semanas y un máximo de seis. Con ese marco, el avilesino estaría ya dentro del primer plazo y, en ese sentido, parece dispuesto a participar en la batalla del domingo, sin que eso implique, lógicamente, un riesgo claro para su lesión, algo que se valorará en estas próximas horas.

Más Sporting

Si se confirma su recuperación, Paco Herrera recuperaría a un elemento clave en un momento decisivo. El ascendiente de Sergio Álvarez en el equipo, apoyado por Bergantiños, es indudable. La lesión del centrocampista, todo pundonor y carácter, algo de lo que adolece el grupo ahora mismo, está estrechamente ligada a la caída libre que experimenta el proyecto en este punto de la competición. Sin el capitán, que lideraba el apartado de robos de balón con holgura en Segunda antes de su lesión, el equipo solo ha sumado dos puntos de quince posibles, abierto en canal y caricaturizado en defensa: nueve goles en contra en cinco partidos disputados.

Esta dependencia de Sergio, no obstante, viene de atrás, con otros proyectos y otros entrenadores en la cartelera. Desde la temporada 2013-2014, cuando despegó realmente como profesional, tan solo se ha perdido 21 encuentros, con un balance extremadamente revelador: dos victorias, cuatro empates y la friolera de quince derrotas. Ningún futbolista de la plantilla expresa una influencia tan palmaria en el rendimiento del colectivo. Y hubo un nexo común en sus tres grandes lesiones, desde aquella luxación del hombro izquierdo que sufrió en noviembre de 2015 en el Calderón: siempre ha recortado plazos al calendario. En aquella ocasión se estipularon tres meses para su regreso, pero consiguió estar de vuelta en dos. Y en la micro-rotura fibrilar que sufrió en Portugal, en la pretemporada de julio de 2016, también adelantó en unos días su vuelta al equipo para llegar al estreno liguero frente al Athletic.

Búsqueda de un mediocentro

La vuelta de Álex Bergantiños, por su parte, parece más clara. Si no hay un retroceso en la previsión, el centrocampista gallego se reincorporará mañana a los entrenamientos y dará una tregua a Herrera, quien tuvo que realizar un complicado encaje de bolillos en el Miniestadi con un once de circunstancias y muy inestable. Las bajas en el mediocentro, en ese sentido, se han convertido en un problema capital para el Sporting, que ya perdió a Álex López hace un par de meses. La lesión del gallego, con un problema grave de espalda y que lleva dos meses en fuera de juego, no tiene fecha de finalización ahora mismo.

Frente a todo esto, la búsqueda de un centrocampista cobra fuerza ante la apertura del mercado invernal, ante el que se priorizará esa figura por encima del extremo, que también se persigue. Los cambios en el esquema de Herrera han estado muy relacionados con las bajas en el mediocentro. Álex López, con un buen desplazamiento en largo y habilidad para dar velocidad al fútbol del equipo, fue incorporado en el verano como una figura que daría una personalidad al fútbol del Sporting. Cuando el balón comenzó a rodar en Segunda entró con intermitencia en la dinámica y, cuando comenzaba a acomodarse, se lesionó. Luego llegó la traumática baja de Sergio y, después, de Bergantiños. Cayó hasta Rachid, que se quedó fuera de la convocatoria para Barcelona por un problema muscular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos