Sporting | «Nos faltó esa pizca de suerte de otros partidos»

Rubén García celebra el gol anotado ayer al Zaragoza. / D. ARIENZA
Rubén García celebra el gol anotado ayer al Zaragoza. / D. ARIENZA

Sergio recuerda que «ahora es el momento de demostrar que somos fuertes anímicamente» | El goleador Rubén García explica que el Zaragoza «entró fuerte al duelo» mientras que a los rojiblancos «nos costó»

B. SUÁREZ ZARAGOZA.

Una mitad para cada equipo. En líneas generales esa fue la sensación con la que se quedaron los futbolistas del Sporting tras la derrota sufrida en La Romareda, un escenario en el que en sus tres últimas visitas en partidos ligueros de Segunda División, el conjunto rojiblanco había cosechado sendos empates. En esta ocasión no pudo ser, a pesar de que los gijoneses contaron con numerosos acercamientos sobre el área maña a lo largo de la segunda mitad.

El goleador rojiblanco de la tarde, Rubén García, comentó tras el partido, todavía a pie de campo, que el Zaragoza «entró con más intensidad al duelo, y a nosotros nos costó». En este punto, el mediapunta apeló al orgullo y recordó que «somos el Sporting y dimos la cara hasta el final», para matizar que «cada equipo fue mejor en una parte, y tuvimos mala suerte de no haber marcado las ocasiones que tuvimos».

El futbolista valenciano explicó que en la primera parte les costó «salir con el balón porque nuestro rival apretaba muy arriba», y señaló que en la segunda parte «se abrieron más espacios y eso nos benefició». Del mismo modo, también lamentó que «dos acciones aisladas nos penalizaron mucho, y al final vas a remolque y eso cuesta».

De cara al tramo final de la competición, en la que tan solo quedan cuatro jornadas, Rubén García recordó que «todos los equipos se juegan mucho, y nosotros vamos a luchar hasta el final», por lo que cree que las plazas definitivas de ascenso directo se van a decidir «en la última jornada» ya que tanto el Rayo Vallecano como el Huesca «están muy fuertes».

Por su parte, Sergio reconoció que el vestuario estaba «fastidiado porque se han ido tres puntos importantes», pero se mostró orgulloso «por el trabajo realizado, ya que en la segunda parte salimos a dejarlo todo en el campo». Únicamente, añadió, «nos faltó esa pizca de suerte que tuvimos en otros partidos».

En referencia al juego del equipo rojiblanco en la primera parte, Sergio también explicó que el Zaragoza «nos apretó mucho arriba y nos cerró», además de que su rival fue «efectivo de cara a puerta». El centrocampista avilesino reconoció que verse con un 2-0 en contra fue «un jarro de agua fría», pero en el descanso el equipo habló de «salir a por el partido y buscar ese gol que nos metiera en él de nuevo». Además, afirmó que en la segunda mitad «sacamos la casta y el orgullo que nuestra afición se merece ver»

Después de doce jornadas sin perder, Sergio confía en que la plantilla se reponga: «Ahora es el momento de demostrar que somos un equipo muy fuerte anímicamente». Por tanto, el rojiblanco aseguró que sus compañeros ya tienen ganas de que llegue el próximo partido frente al Barcelona B «para seguir sumando todos los puntos posibles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos