El Almería tiene miga

El Almería tiene miga
Lucas Alcaraz, durante un partido. / FERMÍN RODRÍGUEZ

El Sporting solo ha ganado una vez a su rival del domingo desde 2003

J. BARRIO GIJÓN.

Almería fue el motivo por el que Preciado se vio obligado a pasar una servilleta de papel a todos los pasajeros durante un depresivo vuelo de vuelta a Gijón, en el ocaso de la temporada 2008-2009, con un legendario mensaje: «Tres partidos, nueve puntos». Una derrota en el peor momento había complicado brutalmente la permanencia. Ahí había enterrado también el Sporting de Marcelino García, cinco años antes, sus remotas opciones de ascenso tras un final de temporada al que llegó con la lengua fuera. Atropellado, también, por los arbitrajes.

Ahí regresa este fin de semana el embalado conjunto rojiblanco. El equipo de Rubén Baraja se tomará el domingo la temperatura en Almería, una ciudad históricamente despiadada con el Sporting, que regresa a sus puertas como un candidato renacido al ascenso directo. Contra su buena salud, no obstante, se interpone esa literatura negra. Desde que el equipo de esta ciudad se cambiara de nombre en 2001, con la denominación de Unión Deportiva, ha sido una tortura en la historia del conjunto rojiblanco, que inauguró su serial allí en 2003 y solo consiguió cogerle el punto en su último estacionamiento, en la temporada 2012-2013.

Más información

Ahí, en un año descafeinado con José Ramón Sandoval en la mesa de control del equipo, Santi Jara firmó la única victoria del Sporting, que ha disputado nueve partidos durante todo ese tiempo. De ellos solo fue capaz de sacar adelante la cita en la que vio puerta el extremo de Almansa, perdiendo siete partidos y empatando el otro. Una cosecha demasiado pobre en un balance de encuentros bastante amplio.

Sin derrotas

Almería representa uno de esos destinos de mal recuerdo para el Sporting. No solo por las experiencias negativas que se acumulan en los Juegos del Mediterráneo. También por Lucas Alcaraz, cuya trayectoria tiene miga para los gijoneses, de los que estuvo muy cerca de entrenar en 2012. Nunca ha perdido el veterano entrenador granadino con el Sporting desde el banquillo local. Su trayectoria registra seis partidos dirigiendo como anfitrión, con cuatro empates y dos victorias, repartidos en sus etapas en el Recreativo de Huelva, Xerez, Murcia y, la última, con el Granada.

Contra ese favorable legado, atraviesa el Almería un momento delicado. El inicio de la temporada fue accidentado y se llevó por delante a Luis Miguel Ramis. Con Alcaraz logró estabilizarse, pero las lesiones le han debilitado de forma ostensible, con Mandi, Joaquín y Fran Rodríguez metidos en la enfermería para bastante tiempo.

Apura los plazos de su recuperación el centrocampista argentino Tino Costa, pero no se confía mucho en que llegue a tiempo al encuentro del domingo. Y las brasas del descenso ya le calientan después de un último ejercicio terrible: acumula cuatro jornadas sin sumar de tres, con tan solo un empate y tres derrotas consecutivas. Esa necesidad se convierte en un peligroso enemigo para el Sporting.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos