Sporting

El Sporting de Baraja recupera el control

Baraja ordena unos balones durante el entrenamiento de ayer./A. GARCÍA
Baraja ordena unos balones durante el entrenamiento de ayer. / A. GARCÍA

El equipo firmó ante el Tenerife su cifra más baja de balones perdidos del curso, con 138 | El primer partido del técnico confirma su firme apuesta por el 4-4-2, con mayor proximidad entre líneas y un fútbol con vías de escape por las bandas

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Se esperaba algún estímulo nacido de la batuta de Rubén Baraja, pero no un partido tan rotundo, ni redondo de su nueva cuadrilla. Ayudado por un gol tan tempranero como afortunado, 'El Pipo' debutó con una sonora victoria en El Molinón frente al Tenerife, enterrando una dinámica de seis partidos sin celebrar de tres y otra de extensión semejantes recibiendo goles sin freno en su portería. El contador de puntos se activó con el vallisoletano, bendecido por la estabilidad de su propuesta, un mejor rendimiento coral de los futbolistas y, sobre todo, esa pizca de fortuna que tanto le dio la espalda a Herrera en sus últimos tiempos.

Contra su perfil bajo en rueda de prensa, el libro de estilo de Rubén Baraja está abierto de par en par desde su primer entrenamiento. Hubo mucho de él en el partido del domingo, además del repunte de los futbolistas, desquiciantes, sin ir más lejos, en el Miniestadi. Lo primero que entró por el ojo fue la puesta en escena. Rubén Baraja no especula con el dibujo. Al menos por el momento y hasta que la cadena de montaje no esté bien engrasada. Su apuesta por el 4-4-2 parece inamovible. Lo considera el mejor dibujo para aprovechar las singularidades del equipo, sobre todo cuando dispone de cuatro delanteros.

Más noticias

En cualquier caso, la falta de personal adecuado se sigue insinuando en las bandas. Baraja ha querido ensanchar el campo desde el primer partido, con desborde y un buen surtido de centros al área, aunque no cuenta con extremos puros para ello. Lo más parecido a un futbolista específico de banda en esta plantilla es Isma López, empujado el domingo por la izquierda, con Carmona a la derecha. Los dos, no obstante, interpretaron bien el papel, con el balear estelar. Sirva como ejemplo que Carmona fue el futbolista que más centros puso al área de los dos equipos (9) e Isma López, el segundo mejor del Sporting (4). Siempre hubo una vía de escapa hacia la portería del Tenerife por las bandas.

El control del espectáculo fue quizá el punto de mayor influencia en la trama. Esta era una cuestión que torturaba a Herrera, que veía cómo sus futbolistas temblaban como un flan al contacto con el balón. El Sporting combinó el fin de semana sin grandes alardes (terminó con el 51% de posesión), pero redujo a niveles desconocidos esta temporada las temidas pérdidas. Frente al Tenerife registraron los rojiblancos el número más bajo de estas 19 jornadas, con 138, bastante menos que en el traumático día del Cádiz (181) y que en Reus (220). El número de recuperaciones, mientras, se elevó hasta 65, con Nacho Méndez y Carmona como los mayores aportadores a la causa (9 cada uno). Influyó la cercanía entre líneas y la presión agresiva.

Los complejos en la estrategia también quedaron aparcados temporalmente este domingo hasta poder establecer un análisis con más experiencias. Siete córners botó el Sporting, generando en alguno (los cabezazos de Álex Pérez y Barba, por ejemplo) muchas complicaciones al Tenerife, que, en el otro área, apenas inquietó a Mariño con el balón parado.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos