Sporting

El Sporting busca pista para el despegue

El técnico Paco Herrera, durante el último entrenamiento del Sporting antes del encuentro que se disputará esta tarde en Santo Domingo, dialoga con sus futbolistas en el campo número 1 de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El proyecto de Paco Herrera persigue su primera victoria en un sofocante partido en Alcorcón

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Busca esta tarde el Sporting en Santo Domingo una pista limpia y libre para despegar en su peregrinaje por Segunda División, un paisaje depresivo al inicio del verano, pero embellecido por los fichajes de Miguel Torrecilla y Paco Herrera. Ambos han cocinado en Gijón un proyecto ambicioso, marcado por una revolución radical que los técnicos de la casa consideraban necesaria tras un conjunto devorado por su propia mediocridad, y que se testará esta tarde en uno de esos escenarios con leyenda negra para los 'grandes'. De ahí salió muy magullado hace dos años el Mallorca, un coloso en aquel momento y que este verano se ha precipitado hasta las catacumbas del fútbol. Un aviso para navegantes. Y los últimos ascensos del Sporting suelen hilvanarse a través de una victoria tempranera. Otro.

No se conoce la medida real de este nuevo traje que luce el Sporting, bien de talla en apariencia en el ensayo general frente a la Real Sociedad, pero que demanda un mejor engrasamiento y más kilometraje de competición para ver de qué es capaz con el balón y en una competición que empitona. Hay una duda razonable flotando en el ambiente hasta ver cómo se expresa este grupo en un escenario tan corajudo, engañosamente asfixiante, de roce constante y en el que históricamente solo siembran las propuestas con pocas debilidades en su andamiaje.

Más noticias

Con la desgracia de Cataluña a flor de piel -los futbolistas rojiblancos lucirán brazaletes negros y la bandera de Mareo ya ondeó ayer a media asta-, Paco Herrera alumbrará esta tarde su primer once, que se meterá de lleno en un horno. Los termómetros anuncian 34 grados centígrados para el inicio de la contienda en Alcorcón, que amenaza con derretir ilusiones. La Federación, en ese sentido, volverá a ofrecer la posibilidad de hacer un parón en cada tiempo -ya sucedió en el amistoso de San Sebastián-, propiciando una imagen más característica de las competiciones de parqué para combatir las punzadas del calor. Pero antes de subirse al autocar ya tuvo que enfrentar el barcelonés una primera medida que disparó el nivel de controversia.

Las previsiones anticipan unos 34 grados de temperatura para el encuentro

El canterano Nacho Méndez, que hoy verá el partido por televisión, quedó en tierra. Y el técnico catalán, que alistó a 18 jugadores para la causa -quedaron exentos Xandao, el lesionado Lillo y los futbolistas que no encuentran sitio en la libreta de Herrera-, fundamentó tan impopular decisión con una pincelada de pragmatismo: la necesidad de disponer de un central específico en el banquillo, que será el recién llegado Álex Pérez, tras el recrudecimiento de la tensión con Babin, cuyo caso ya no tiene vuelta atrás. El atolladero en el que se encuentra el internacional con Martinica ha lanzado a Quintero a la titularidad y a él hacia un callejón sin salida.

Comparecerá el Sporting en Santo Domingo con la intención de dar más carrete a la pelota, aunque la sociedad Bergantiños-Sergio promulga más músculo que balón, pero los remates del cosido tendrá que darlos Moi Gómez. No está claro de qué forma embridará Herrera a su once. El ensayo de Palencia anticipó un 4-1-4-1, pero aquel equipo partió con Nacho Méndez en el campo junto a Moi Gómez y Sergio. De ahí que, con los elementos actuales, haya campo abonado para vaticinar un 4-2-3-1. Tampoco pierde de vista Herrera que Velázquez envidará con una defensa de cinco y un sistema, poco concesivo, que se activa al más leve sonido que indique la pérdida de balón.

La duda en la derecha

En cuanto a nombres, Herrera tiene un planteamiento bastante definido, aunque la banda derecha parpadea con insistencia. La lógica invita a pensar en que Carlos Carmona, uno de los futbolistas más destacados en las pretemporada, ganará la competencia a Michael Santos, llegado hace unos días a Gijón y en pleno proceso de adaptación. Aunque en el cuerpo técnico hay pocas dudas de que el uruguayo será -está por ver en qué posición, posiblemente en el ataque- un futbolista importante del proyecto. Su tarjeta de presentación ha agradado a los técnicos de la casa, que se frotan las manos con su punta de velocidad, su agresividad en el combate y su acusada personalidad, algo que se echó de menos en muchas fases del último año.

Se cruzará el Sporting con un proyecto que enseña los dientes. Julio Velázquez trata de gestionar una transición también severa, con 16 fichajes en su caso por los nueve que lleva el Sporting, buscando sobrevivir a la marcha del talaverano David Rodríguez, su gran goleador de los últimos años. Si los resultados de pretemporada son indicativos de algo, al salmantino le han permitido esbozar como mínimo una sonrisa. Los madrileños solo hincaron la rodilla en un amistoso frente al Rayo Vallecano. Por lo demás han firmado un balance de siete victorias y un empate. Salvado de la quema del descenso a Segunda B en el último suspiro, el Alcorcón embestirá con una defensa de cinco, con dos carrileros de largo recorrido, y el punto de equilibrio en Toribio. El conjunto 'alfarero' cede el control remoto del partido para buscar la dentellada con la pérdida de balón y un fútbol vertical y directo. Un primer esbozo de lo que le espera al Sporting este año.

La primera jornada nunca es definitiva, pero en los últimos tiempos siempre ha sido un magnífico indicador de la salud de la que gozará en los meses venideros el Sporting, obligado a descamisarse para echarle el diente a uno de los equipos que la tradición califica de menos hospitalarios como anfitrión de Segunda División. Un curso acelerado para los nuevos de una temporada que admite pocos resbalones y tiritonas.

Fotos

Vídeos